Confesiones de una negra que ha sido discriminada

Millizen Uribe

En la sociedad dominicana hay temas mitos, de los que nadie habla o de los que se habla muy poco. Uno de ellos salió a relucir el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial.
En redes sociales se debatía si aquí hay o no racismo. Aunque yo no me atrevería a decir que República Dominicana es racista, existen discriminaciones y prejuicios que superar para ser más inclusiva.
Por eso, partiendo de que prejuicio es opinión preconcebida, generalmente negativa, hacia alguien, y discriminación trato diferente y perjudicial, me atrevo a decir que hay discriminación y prejuicio hacia dominicanos y dominicanas que son negros y pobres.
Así se explica que, aunque estudios como el de la Academia Dominicana de la Historia, National Geographic Society, universidades de Pennsylvania y UNIBE, determinaron la población dominicana tiene mayoría de ADN africano (49%), si analizan la televisión verán más presentadores blancos.
Las portadas de las revistas de “sociedad” siempre son personas blancas. Esto parte del prejuicio de que estas áreas ameritan “estética” y lo negro es feo. Hasta se habla de pelo bueno y malo, y hay colegios donde las niñas con pelo lacio pueden llevarlo suelto, pero las que tienen afro no.
Ejemplo burdo son las ofertas de empleo pidiendo buena presencia: blanco, joven y delgado. Algunas empresas buscan este perfil para recepción, “para proyectar buena imagen”.
Esto pasa no sólo en este país, pero en otras naciones están actuando y, por ejemplo, disponiendo curriculum sin foto.
Estas realidades deben ser superadas incluso en ámbitos públicos, como la política. La piel negra de José Francisco Peña Gómez fue tema de debate en campaña.
Cuando se estaba renovando la cédula, la periodista Gisela Paredes denunció no querían fotografiarla con afro. “Con esa greña no hay cédula”, le dijeron.
Hay bares donde no se permitía la entrada de negros. Tales como Praia y La Chismosa donde una hija de la artista Vickiana, llamada Indhira Martínez, en el primero, y la doctora Jazmín Izquierdo, en el segundo, denunciaron le negaron la entrada.
Esto muestra relación directa entre discriminación racial y de clase: Se entiende lo negro es pobre y sin poder. Fíjense cómo se representan en la publicidad: Mensajeros, “guachimanes”, personal de limpieza. Los blancos siempre son gerentes, empresarios, políticos, dueños de casa…
Lo peor es cuando son negros discriminando negros. Tuve un novio blanco, pero su papá era negro, y su familia me discriminó por mi color de piel.
Y a veces está tan inculcado, que las personas no se dan ni cuenta. A normalizar ayuda el humor, frases y comedias donde el guión siempre incluye ridiculizar los negros.
Traigo este tema porque además de aspirar a la equidad económica, social y política, hay que lograr la cultural.
Las discriminaciones violan la Constitución, porque ella establece que todos y todas tenemos los mismos derechos y debemos tener las mismas oportunidades.


COMENTARIOS