Congresistas debaten cambios a la Constitución

3636

El sector de Leonel Fernández en la Cámara de Diputados advierte a los constitucionalistas no darle una interpretación política a la Constitución, porque aunque quieran confundir, el presidente Danilo Medina no está apto para reelegirse otra vez.
El diputado que presidió la comisión que conoció la la Ley de Partidos, Agrupaciones y Movimientos Políticos, y que preside la Comisión Permanente de Justicia en la Cámara de Diputados, Henry Merán, declaró que el artículo 124 y el vigésimo transitorio de la Constitución del 2015 impide al mandatario aspirar a a una nueva postulación.
Pero danilistas como Jesús Martínez Alberti (Yaco) afirman que será el pueblo el que decida si quiere que se modifique la Constitución. Entiende que ese poder lo darán los ciudadanos a los dirigentes al efectuarse las primarias internas en las organizaciones.
Diputado Merán. El jurista dijo que modificar el artículo 124 de la Constitución sería absolutamente improcedente y el pueblo no quiere que eso se produzca.
Exhortó a los juristas a ser abogados y a no opinar como dirigentes políticos.
Dijo que el propio presidente Medina propició la reforma a la Constitución que lo reeligió y no va a violarla. Indicó que no tendrán éxitos los abogados que han encomendado la reforma constitucional.
Afirma que si ante el Tribunal Constitucional se somete una petición de declaratoria de inconstitucionalidad de la Constitución deberá ser declarada inadmisible. “Cualquier recurso de inconstitucionalidad sobre la propia Constitución de la República, está condenado a el fracaso”.
Manifestó que el recurso o el documento que sobre este tenor se deposite en esa corte, “no podría pasar jurídicamente del área de recepción del tribunal”.
El legislador del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) precisó que la propia Constitución establece los temas que pueden ser ser tratado sobre inconstitucionalidad, entre los que citó las leyes, decretos, reglamentos y resoluciones. “Jamás puede pronunciarse ningún ente de un Estado sobre la constitucionalidad de la propia Constitución”.
Entiende que cualquier método que tienda a esto es un puro invento jurídico o disparate. Recordó que solo la Asamblea Legislativa (reunión de las dos cámaras del Congreso) es la única que puede tocar o alterar el texto constitucional.
Advirtió que no es saludable para la institucionalidad de la República Dominicana pensar en volver a modificar la Carta Magna. “No podemos estar acomodando la Constitución dominicana para intereses particulares partidarios y mucho menos, crear incertidumbre para la permanencia en el poder de un ciudadano”, dijo, refiriéndose a una reforma que intente cualquier ciudadano.