¿Consejo para Danilo Medina?

Como si tratara de  hacer una sana  recomendación al próximo Gobierno, el vicepresidente de la CDEEE, Celso Marranzini, propone que sean reducidos a solamente dos los siete consejos que existen actualmente en el sector eléctrico. No recordamos haberle escuchado tocar ese aspecto de los problemas  que afectan al sector eléctrico, y que  forman parte de una tendencia de la actual administración que ha llenado la nómina del Estado de vicecónsules, viceministros y muchos otros cargos.

  El sector eléctrico, motor por excelencia de la dinámica de la economía del país, tiene que mover el lastre financiero que significa mantener operando siete consejos. A  juzgar por la recomendación del empresario Marranzini, cuya destreza gerencial lo ha encumbrado a  importantes posiciones de liderazgo empresarial, cinco de esos siete consejos serían inoperantes y una carga financiera muy fuerte para el sistema eléctrico.

La recomendación de Marranzini es oportuna para poner de relieve la necesidad de que el gasto público sea, no solamente adecuado en términos de monto, sino también y fundamentalmente en términos de calidad. Mantener cinco consejos inoperantes, con 35 miembros  cobrando altos sueldos y complementos, es un ejemplo de lo que no debe ocurrir en una gestión pública que pretenda ser eficiente y sostenible.

Del obispo al Presidente electo

Cada ciudadano que es elegido Presidente se coloca en la mira de dos tipos de gente que aspira a ocupar plazas en la administración del Estado. La diferencia entre un tipo y otro es que unos buscan servir al Estado y otros procuran servirse de él. De éstos últimos quiere el obispo de Santiago, monseñor  Ramón Benito de la Rosa  Carpio, que se  proteja el presidente electo, Danilo Medina.

Para el obispo, Medina  debe actuar sin miedo a la hora de enfrentar la delincuencia  y  la corrupción administrativa, dos tareas que el Presidente electo tiene en carpeta. Sus consejos parten del principio de que el Estado es para el bien común y para proteger a los más desposeídos. Los consejos del obispo son oportunos para un ciudadano cuya elección como Presidente de la República ha tenido el patrocinio de numerosas organizaciones políticas aliadas al partido que le  postuló.


COMENTARIOS