Consejos de un diabético

Hemos tenido que lidiar en los últimos diez años con una enfermedad incurable en casi todos los casos, pero manejable, como la diabetes y narro a continuación algunas experiencias y resultados que pueden servir de utilidad a los millones de diabéticos en el mundo.
Sabíamos que tarde o temprano por habernos excedido en las bebidas alcohólicas (la cerveza) en esos famosos restaurantes de la Zona Colonial y por la llamada herencia biológica, mi abuela murió de azúcar, caeríamos atrapados por esa terrible afección.
En tal sentido, el diagnóstico no me sorprendió, pero como es natural surtió sus efectos emocionales. Sin embargo, decidimos por un consejo del Dr. César Mella, en un encuentro de colaboradores de los medios de comunicaciones Corripio, saber convivir con la enfermedad. El reputado psiquiatra también padece la misma.
Lo que se le hace más difícil a un diabético es llevar rigurosamente la dieta alimenticia.
Decidimos entonces, aplicar el equilibrio de las cosas: cinco días a la semana ingerir en pequeñas cantidades guineos verdes, yautía blanca o ñame, y comer arroz los restantes días.
En lo que hemos sido estricto es en el ejercicio diario, incluyendo sábados y domingos y hasta la fecha logramos controlar los niveles de azúcar en la sangre y los demás parámetros, complementado con el tratamiento farmacológogico que consiste en tomar una pastilla diaria después de comida.
Sabemos por razones de consciencia que la diabetes es una enfermedad que afecta casi todos los órganos vitales del organismo, incluyendo los riñones y el corazón, que un alto porcentaje de los pacientes se convierten en insulinodependientes.
A nuestros colegas diabéticos la exhortación de que evitemos los excesos, hoy y siempre.


COMENTARIOS