CONSULTORIO DE FAMILIA

Pregunta de la lectora: ¿Se puede permitir a un esposo infiel por FB y que haya tenido por reacción ponerle una clave a su iPod, que pida perdón y siga como si no hubiese pasado nada, y yo quedarme tranquila?

Respuesta de la terapeuta: La responsabilidad de una persona es mantener una actitud leal hacia su pareja.

Comprender que si ha quebrantado el principio de lealtad y fidelidad debe asumir un comportamiento maduro frente a la pareja y la relación, reparando el sufrimiento emocional que le ha causado.
Debería enfocarse, con responsabilidad en ofrecerle toda la seguridad para que usted confíe en él.

No es suficiente pedir perdón como si no hubiese pasado nada. Muchas veces se asumen posturas cosmética frente a la infidelidad.

En la consulta, un alto porcentaje pide perdón, pero continúan siendo infieles.
Pienso que es una reacción temporal al ser descubiertos. Su intención no es terminar.

La acción de la pareja infiel ha de ser más contundente para que usted le crea. Los amantes tienen su propia dinámica. Operan de manera “oculta y sustentada en mentiras”.

De no asumirlo así, la pareja podría seguir con esa relación a espaldas suyas. Usted debe saber ¿qué tiempo tiene con esa relación? ¿Cuál es su compromiso con esa persona? ¿Y de qué manera se relacionó su pareja con ella?.

En la mayoría de los casos la persona infiel sufre menos que la pareja engañada. Pasar por alto el impacto emocional de su infidelidad, probablemente lo hará seguir con esa relación.

En la cultura digital actual, las amantes están permanentemente en los espacios de intimidad marital y familiar por los aparatos tecnológicos y redes sociales. El acceso es más rápido, directo y constante.

El infiel puede estar en la cama marital y estar chateando con la amante o viendo las fotos por Facebook, Instragran o Twitter. Los mensajes se pueden enviar de manera oculta. Las manos o los aparatos se colocan de una forma que la pareja se da cuenta que algo se está ocultando.

Cuida celosamente de los aparatos tecnológicos para no ser descubierto. Se arrincona para evitar ser escuchado. Hay quienes llegan a tener un celular aparte para estos fines.

Dados los años que tengo en psicoterapia he podido comprobar el daño y sufrimiento emocional que la infidelidad provoca. Se violaron dos principios: el ético y el de lealtad emocional.


COMENTARIOS