CONSULTORIO DE FAMILIA

Pregunta de la lectora: Tengo una relación de 10 años. Vivimos una separación por 2 años. Volvimos hace 8 meses, sin embargo, él estaba con alguien más que perteneció a su pasado. Tiene una hija adorada. Mi familia lo adora, es buena persona. No se qué hacer para terminar con él sin herirle. No entiende cuando le digo que no podemos seguir así 5 años más. Según él y su esposa, quien me llamó un día, dijo que no tienen relaciones ni nada. A veces le creo, en otras me surgen dudas. Estoy confundida.

Respuesta de la terapeuta: La duda paraliza e impide, transitoriamente, tener ideas claras para tomar una decisión firme, a fin de lograr un cambio.

Estar en una relación en que se juega la posición periférica o satelital genera un abanico de preguntas, inquietudes, suposiciones, que impiden ver con claridad lo que está ocurriendo y de qué manera se está implicada.

Cuando la relación es de tres, hay dos que juegan la posición de cercanía y otra de distancia. Identifique cuál es la suya. La decisión de quién va a estar cerca o lejos es él quien la toma: su interés es estar con las dos. Sabe cómo y cuándo acercarse a una y a la otra de acuerdo a su conveniencia. Incluso esta pauta transaccional estaría dándose hasta que él decida con cual de ustedes se quedará. Si las dos se mantienen jugando el mismo rol, la relación permanecerá estática.

Es probable que él mantenga la cercanía con las familias de ambas para preservar el status quo. De esta manera sigue siendo el rey. Dos mujeres se disputan para la supremacía ante él.

Mientras no piense en usted se le dificultará decidir. Está más enfocada en no herirlo con la separación, que sentirse herida por la indecisión de él. La mujer se conecta fácilmente y justifica no decidir para no hacer daño, sin darse cuenta de que está siendo igualmente afectada.

Preguntarse cuál ha sido el resultado de esta relación durante estos años, ¿Qué está disfrutando hoy? ¿Cuáles son los planes concretos a corto plazo? Estas interrogantes, entre otras, podrían indicarle una ruta para saber qué le convendría emocionalmente.

Considerar qué tan diáfana y sincera ha sido la relación durante los años puede servirle para proyectar cómo será el futuro inmediato.

Envíe sus preguntas a
[email protected]