CONSULTORIO DE FAMILIA

Soraya Lara

Pregunta del lector: Mi esposa y yo tenemos tres años y medio de casados. Nos enojamos muy a menudo por cualquier cosa y lo malo es que duramos mucho tiempo para hablar de nuevo. La última discusión fue hace dos meses. Tenemos un hijo. He pensado separarme porque casi siempre soy yo el que tengo que tomar la iniciativa para la reconciliación.

Respuesta de la terapeuta: La idea de separación en una fase inicial de la relación podría interpretarse como una conducta de escape o evitación para no afrontar los conflictos.

La felicidad ideal no existe en las relaciones de parejas. Existen parejas exitosas, funcionales, bien tratantes, nutridoras, cualidades que las hacen diferentes a las familias conflictivas e inmaduras.

A mayor nivel de inmadurez, mayores conflictos, generando en la pareja disfunción. Las disfunciones pueden ir desde una lucha para obtener poder o la disfunción de uno de los cónyuges, en la cual uno puede desarrollar alcoholismo, depresión, ansiedad, entre otras. O se trianguliza a uno de los hijos en el conflicto.

La pareja permanece unida pero con un alto índice de conflictos que los hace sentir infelices.

La sensación de impotencia podría estar generando frustración ante la falta de habilidades de afrontamiento de conflictos.

Ambos están teniendo respuestas reactivas, dejar de hablarse. El silencio tiene un fuerte valor de mensaje. Ustedes se están comunicando, no tan solo expresando enojo, si no, fijando posiciones.

Les sugiero que detecten cuáles son los temas o situaciones que les están generando tensión. ¿Por qué les activan tanto malestar? Las parejas tienen temas que son muy sensibles que activan reacciones emocionales fuertes.

Tendrán que explorar por qué cuando yo o ella decimos o hacemos nos genera tanto malestar. El comportamiento y las emociones aparecen a partir de lo que interpretamos, de lo que dice o hace el otro.

Valore si sus respuestas están motivadas por sentirse desafiado, que hay que respetarlo como hombre, si entiende que sólo su punto de vista tiene validez, si entiende que ella debe acatar siempre su punto de vista abandonando el de ella. Y ella explicar por qué está reaccionando de esa manera.

Cada quien sabe por qué toma esa actitud. Entre ustedes está la decisión de sincerarse y explicar por qué están actuando así y luego plantearse cambios. Vivir bajo temor encierra a la pareja en una jaula de infelicidad.

 

 

 

Envíe sus preguntas a
[email protected]