Consultorio de Familia

soraya lara de marmol

Pregunta de la lectora: Tengo un hijo con seis meses de nacido. No trabajo. El padre no asume la responsabilidad de la pensión alimentaria. Vivo con mi madre en una situación muy incómoda. Ella me pelea e insulta demasiado. Yo le contesto mal para que le duela y se dé cuenta cuánto me ofende. Quiero irme de la casa. ¿Qué hago?

 

Respuesta de la terapeuta: Comprendo su malestar. Las condiciones para mudarse no son favorables, pues no trabaja ni cuenta con el apoyo del padre de su hijo.

Antes de tomar la decisión tendría sentido identificar quiénes conforman su grupo de apoyo social y afectivo que le garanticen una evaluación objetiva de la situación y escoger una alternativa que proteja el bien supremo de su hijo.

Con relación a su madre, considere reflexionar y autobservarse, no porque crea que usted es el problema, sino para que tome en cuenta las reacciones de ella y cómo contribuyen a agravar la situación.

Cuando ella comience a reaccionar, piense qué ha ocurrido antes de que empezara a pelear. Segundo, analice qué piensa usted acerca de su comportamiento y sus palabras. También, pregúntese cuáles son los pensamientos activados en usted que le llevaron a asumir una actitud combativa.

Ante la reacción de su madre, es probable que usted comience a alimentar pensamientos que incitan a responder de manera hostil o agresiva.

Reaccionar ante su madre es una forma de perpetuar el malestar, las discusiones, los ataques y contraataques.

Una vez haya observado cómo reacciona, se dará cuenta de que complementa las de su madre y que, en vez de que ella se desinfle, ambas activan pensamientos que incitan las conductas agresivas y terminan atacándose y lastimándose.

Independientemente de cómo es su madre, usted puede elegir reaccionar de una forma distinta y preservar la calma, aunque la situación sea difícil.

Antes de tomar la decisión de irse sin contar con personas que le sirvan de apoyo, resuelva la situación con su madre. Quizás, ella misma colabore para que logre su autonomía, consiga trabajo y busque un lugar seguro donde cuiden a su hijo.

Su hijo requiere de ese lugar seguro y usted debe hacer esfuerzos para que esté protegido y bien cuidado. Fortalezca el apego.

Evite crear un ambiente de tensión, discusión e inseguridad a su hijo.

Elegir cómo vivir se decide concienzudamente.