Consultorio de Familia

Soraya Lara de Mármol

Pregunta de la lectora: Generalmente me siento triste, sola y sin deseos de salir. Dejé de compartir con mis amigos. Mis compañeros de trabajo han notado mi aislamiento. No siento interés en salir con nadie. No me siento bien conmigo misma. ¿Qué me recomienda?

Respuesta de la terapeuta: En primer lugar, piense en la posibilidad de consultar a un profesional de la salud mental con la finalidad de evaluar si presenta síntomas severos de depresión.
En segundo lugar, usted puede realizar actividades que le permitan sentirse mejor. Algún tipo de actividad placentera le ayudará. Tercero, haga algún ejercicio o deporte, estos favorecen en la producción de dopamina, lo que aumenta su sensación de bienestar.
Haga un gran esfuerzo y contacte a sus amistades para retomar la relación. Muchas investigaciones han demostrado que las personas que se encuentran aisladas y que no cuentan con apoyo social significativo son más propensas a presentar síntomas depresivos y ansiosos, entre otros.
Los sentimientos depresivos, comportamientos de aislamiento, falta de apoyo social, sensación de soledad, de desesperanza ante el futuro; sentimientos de culpabilidad, aumento de la autocrítica y desvalorización tienden a afectar la autoestima.
Tome tiempo y piense a partir de qué momento comenzó a cambiar. Revise si ocurrió algún evento que modificó el curso de su vida. Muchas veces suceden acontecimientos estresantes o muy dolorosos que impactan emocionalmente y como una reacción se podría modificar actitudes, creencias y relaciones interpersonales.
Si usted ha tomado conciencia de lo que le sucede, ha considerado las consecuencias que hoy experimenta y los cambios ocurridos en su estado de ánimo y su comportamiento, es tiempo de plantearse qué hará para retomar su bienestar y reincorporarse a las actividades sociales.
Todos los cambios exigen de esfuerzo y constancia e implican abandonar hábitos viejos y muy estructurados. Hasta tanto las personas no se dan cuenta de la importancia de cambiar, no se percatan tampoco de todo lo que tienen que considerar para lograrlo.
Para asumir el proceso de cambio es pertinente considerar a los que han estado a su lado. Su cambio impacta directa o indirectamente a los familiares más cercanos. ¿Por qué tomarlos en cuenta? Si no entienden su cambio comenzarán a reaccionar sorprendidos y usted puede volver a la posición anterior.
Cambiar es redefinir el sentido de la vida.


COMENTARIOS