Consultorio de Familia

Soraya Lara de Mármol

Pregunta de la lectora: Agradecería que me aportes algunas sugerencias de cómo ayudar a mis hijos a tener una buena autoestima. Vivimos momentos difíciles, temo que los demás les hagan daño y queden afectados psicológicamente. ¿Cuáles son sus recomendaciones?

Respuesta de la terapeuta: La autoestima no es más que la valoración positiva que tiene una persona sobre sí misma.
Es la autopercepción, tanto familiar como individual que se construye en el sistema familiar. Acontece un proceso de proyección interpersonal entre los miembros.
Cada miembro de la familia se relaciona y transmite su mensaje desde su propio yo, es decir, de lo que cree que es y en función de las experiencias acumuladas en su entorno familiar y social.
Los padres proyectan sobre sus hijos sus fantasías, sus expectativas y temores y todo ello se transmite a través del diálogo, las expresiones afectivas y las formas de relacionarse.
Hay que considerar cómo se transmite el mensaje al hijo con el que se tienen expectativas que son positivas, por ejemplo: “Serás el mejor; eres muy inteligente y capaz; sabes hacer las cosas bien; eres muy responsable”. En sentido contrario tenemos: “De ti no se puede esperar nada; eres torpe; bruto; gasto dinero en vano en tu educación; te pareces al tío que nunca llegó a nada; no te puedo dejar solo porque eres incapaz de hacer las cosas bien”.
Estos dos diálogos pueden producirse en una misma familia y por los mismos padres con dos hijos, creo que la respuesta es obvia, ¿quién tendrá mejor autoestima?
¿Qué notamos?, Que las expectativas de los padres y su estilo dialógico estructura un modo de relación y sentimientos entre el que comunica y el receptor del mensaje.
Podemos estar ante dos posibilidades del receptor: una que se asuma la identidad que imponen los padres a través del diálogo y, la segunda, que el hijo posea una fortaleza y no incorpore la imagen que les transmiten los padres.
¿Cómo fortalecer la autoestima? Con la eliminación de expresiones de descalificación, discriminación y ataques que vulneren la percepción que se tiene de sí mismo. Potenciar las capacidades y habilidades, estímulo del pensamiento crítico y modelación de la gestión de las emociones y el autocontrol.
Se debe enseñarles a asumir responsabilidades de acuerdo a su edad y motivarlos a expresar lo que piensan, creen y sienten, sin temer a ser juzgados y reprendidos.