CONSULTORIO DE FAMILIA

Sicóloga, Terapeuta familiar
Pregunta de la lectora
: Veo que en la actualidad, tanto aquí como en otras partes del mundo, hay  personas que conviven en una relación de pareja por conveniencia. Aceptan vivir juntos, pero, sin compromiso emocional. Otros tienen una relación de pareja, pero sin el compromiso de la convivencia bajo el mismo techo. Otras tienen relaciones con amantes, en algunos casos  no muestran interés en convivir juntos. Lo veo, pero no me deja de sorprender. ¿Y usted qué dice?

Respuesta de la terapeuta: Hace años la familia viene sufriendo una desconstrucción del esteriotipo  e idiosincracia universales que le daban sentido a su estructura y funcionamiento.

Los modelos tradicionales de familias han cambiado. Se establecía como familia judeo-cristiana, la cual se mantenía con estructura parental de un padre y una madre, donde ambos tenían funciones específicas de acuerdo a los estereotipos de género.

Se ha ido desconstruyendo la ideología patriarcal-machista. Por años se está promoviendo la equidad de género en las relaciones, que implica  la movilización de la estructura de poder que descansaba  en el hombre en el marco de la familia. Esta ha ido perdiendo vigencia.

Esa modificación promueve en la mujer una nueva entidad psicológica no sujeta a sumisión ante el poder machista. La pauta relacional marital, el hombre que domina y la pareja  que se somete, no es aceptada actualmente.

Es un fenómeno universal.

Otro cambio observado es la libertad sexual que han ido asumiendo un gran número de mujeres.

La mujer  ha ido ganando terreno en el mundo laboral, situación que las empodera para tomar decisiones a su conveniencia, sin considerar la opinión de su pareja. Simplemente entiende que tiene derecho.

Estos cambios son bastante notorios; los observamos con regularidad a nuestro alrededor.

La mujer ha ido tomando conciencia de que puede vivir sola, o como bien usted describe en su comentario, sin sentir vergüenza ni culpa. Lo considera cosas del pasado.

La mujer entiende que tiene derecho a elegir la forma de vida que desea. Prefiere disfrutar de una pareja cuando la necesite, cuando pueda, pero sin que mancille su libertad.

Es un fenómeno que se ha venido observando y expertos han comenzado a escribir sobre ello.

Observamos una tendencia de mujeres que quieren tener una carrera, buen trabajo, vivienda, vehículo y libertad para vivir y disfrutar de su sexualidad no comprometida. Vivimos nuevos tiempos.


COMENTARIOS