Consultorio De Familia

Soraya Lara de Mármol

Pregunta del lector: Soy un hombre adulto. No quiero sentirme responsable de mi familia. Me delegan responsabilidades como si fuera el esposo de mi madre y padre de mis hermanos. Entiendo que cada quien tiene que asumir su vida como pueda. Yo quiero hacer la mía y aprender a estar con ellos sin sentirme sobrecargado.

Respuesta de la terapeuta: Ocurre en muchas familias, que cuando falta un padre o una pareja, las funciones pueden ser delegadas en uno de los hijos. Dependerá de la estructura familiar, las expectativas de acuerdo al género y la posición psicológica según el orden de nacimiento.
Generalmente, los mayores son los que asumen el rol de hijos parentales o de pseudo parejas. Son distribuciones que buscan crear un equilibrio en el sistema familiar para preservar su estructura y funcionalidad, a pesar de que representa una carga afectiva.
Salir de esa función asignada puede generar una crisis, aunque sea de manera temporal, hasta que la familia lo comprenda. No será tampoco fácil para usted; pues la culpa y el temor a dejar a la familia desprovista de su apoyo aparecen.
La ambivalencia afectiva entra en juego, como también el miedo a dejar a la suerte a la familia y la angustia por no tener vida propia. Es una situación difícil de comprender, tanto para usted como para los demás.
Es preferible encarar la situación con cuidado para que no haya afectados. La familia puede interpretar que es una actitud de deslealtad no asumir el compromiso delegado.
No se trata de asumir una actitud distante física y emocionalmente, sino de alejarse de la función paulatinamente, distribuyendo las funciones entre los distintos miembros que componen la familia.
Usted se dará cuenta incluso de que asumirá una parte sin sentir que está sobrecargado. Hará una distribución equitativa de funciones.
Si las relaciones interpersonales son buenas y no hay tensiones acumuladas, podría ser conveniente convocar a una reunión y plantear la importancia de que cada quien asuma responsabilidades que contribuyan al bienestar de todos.
Es probable que reaccionen con extrañeza, pero luego se adaptarán. Se dará cuenta de que tendrá que mantener firme su decisión hasta que se estabilice el cambio.
Es conflictivo y tenso mostrar comportamientos incompresibles para la familia. Se percatará de que usted es afectado porque forma parte de la estructura y del campo emocional que los han regido por años.


COMENTARIOS