Consultorio De Familia

Soraya Lara de Mármol

Pregunta de la lectora:

Soy una mujer adulta con tres hijos. Mis padres siempre han estado demasiado pendientes de mí. Me he dado cuenta de que no confían lo suficiente porque dudan de mis decisiones y de la forma en que cuido a mis hijos. ¿Usted cree que el hecho de que haya casado dos veces afecta su percepción acerca de mí?

Respuesta de la terapeuta:

Muchos padres no lograron separarse de su familia de origen y alcanzar su individuación como personas autónomas, situación que los conduce, de forma inconsciente, a relacionarse de igual manera con sus hijos.
No todos los padres tienen la capacidad de reconocer sus carencias y, muchos menos, de darse cuenta de cómo cargan a los hijos para que cumplan sus expectativas según sus creencias familiares, personales y grados de diferenciación.
El grado de diferenciación va asociado con el autoconocimento y la autocomprensión de sí mismo, cuyo objeto es reconocerse como persona con autonomía y capacidad para crecer y madurar sin dejarse atrapar y fusionar por los padres inmaduros.
Los padres eligen inconscientemente al hijo más vulnerable, el que ellos consideran es más frágil, maleable y complaciente. Los límites entre el yo del hijo y el de los padres no queda claramente establecido, por lo que se construye una masa indiferenciada.
Esto dificulta que los hijos establezcan una base sólida que permita diferenciarse de los padres adultos, aunque inmaduros, estableciendo los límites psicológicos necesarios para ser una persona con identidad y autonomía.
Lo que le sucede no es asunto de ahora, es un proceso emocional de larga data, de interacciones repetidas por años y expectativas creadas desde su edad temprana. Sus temores no surgen ahora, han estado ahí siempre, solo que es ahora cuando usted se da cuenta.
Su tarea es revisar de qué manera fue cumpliendo con esas expectativas, cómo usted fue adaptándose inconscientemente y jugando el rol determinado por ellos. Si alguna vez intentó modificarlos ¿qué pasó?¿Cómo reaccionaron ellos? ¿Qué le decían para que no se saliera del guión familiar?
Evalúe si el hecho de no mantener una pareja estable por años es una forma de cumplir con su guión y confirmar las expectativas de inmadurez que proyectan sus padres.
Considere si sus padres también lo han sido de sus hijos, si son sus cuidadores y protectores, y si usted ha delegado su rol complacientemente.De ser así, usted sigue atada a su lado infantil.
Está a tiempo de hacer grandes cambios.