CONSULTORIO DE NUTRICIÓN

JIME VENTURA

P: ¿Es el azúcar un alimento o una droga?

R: Un alimento es toda especie de origen animal, vegetal, mineral o industrializada que contiene nutrimentos biodisponibles en cantidades suficientes; es aceptada por la cultura, estimula los sentidos (buen sabor, olor, color y aspecto) y además es inocua o libre de contaminantes.
El azúcar de caña, sólo aporta calorías “huecas” o “vacías”, ya que es un hidrato de carbono procesado que carece de otros nutrimentos; y aunque es aceptado por las diferentes culturas debido a su sabor dulce, su consumo se asocia con un mayor riesgo de sufrir caries dental, debido a que sirve como substrato energético o “alimentos” para el crecimiento del estreptococo mutans, un microorganismo capaz de fermentar el azúcar y producir ácido láctico que destruye el esmalte de los dientes.
Además, el azúcar se asocia con un mayor riesgo de obesidad, diabetes, hipertensión arterial y otras enfermedades cardiovasculares.
Según una encuesta el 49% de estadounidenses cree que el tabaco es la substancia más dañina para la salud, el 24% dice que es el alcohol; el 15% piensa que es el azúcar, y solo el 8% considera que es la marihuana.
Los encuestados consideraron que el azúcar era más peligrosa que la marihuana, debido a que el consumo de esta última está controlado, mientras que el azúcar es de libre acceso, sobre todo en la población infantil, en forma de gaseosas, jugos, maltas, golosinas, dulces, chocolates, etc.
Un estudio realizado en ratones durante 32 semanas demostró que las hembras que consumían una cantidad extra de azúcar morían dos veces más que las que tenían una dieta normal.
La mortalidad de los machos no se vio afectada, pero éstos eran menos competitivos y tenían un 25% menos descendientes.
El azúcar, igual que las drogas, fue creada artificialmente por el ser humano.
Otro estudio, realizado también en ratas, reveló que el consumo de galletas Oreo activa una cantidad de neuronas del núcleo accumbens (centro del placer y la adicción), significativamente mayor que las drogas (morfina y cocaina); y es por eso que deshacerse de la adicción al azúcar resulta tan difícil como la adicción al tabaco o al alcohol.
Esto constituye un problema para adherirse a las dietas de reducción de peso, libres de azúcar.