CONSULTORIO ECOLÓGICO

Eleuterio Martínez

P. Profesor, ¿es cierto que la calle Duarte de Nagua está dentro de un área protegida, y lo mismo ocurre en Azua, por lo cual Medio Ambiente no puede dar certificado de uso de esos espacios urbanos?

R. La mentira nunca ha sido aliada de las buenas causas. ¿A quién se le ocurre decir que un espacio urbano está dentro de los límites de un área protegida, cuando en la República Dominicana no existe ningún asentamiento urbano de importancia afectado en ese sentido?

Entendemos que hay muchas personas enemigas de las áreas protegidas y tendrán sus razones, las cuales nadie debe cuestionar; pero de ahí a recurrir a una mentira tan vulgar es algo realmente inconcebible. Tampoco el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales se puede negar a dar una no objeción para el uso de un espacio urbano porque está dentro de un área protegida, a sabiendas de que esa es una falsedad.

Nagua y la Provincia María Trinidad Sánchez posee 8 áreas protegidas: Reserva Científica Loma Guaconejo, los Refugios de Vida Silvestre La Gran Laguna y Gran Estero, los Monumentos Naturales Cabo Francés Viejo y el Saltadero y los Paisajes Protegidos del Bosque Húmedo de Río San Juan, Laguna Gri-grí y Mirador del Atlántico, y ninguna de ellas afecta áreas urbanas.

 

Entonces, ¿de dónde se saca que la calle Duarte de Nagua está dentro de un área protegida? Lo mismo ocurre con la Provincia de Azua que tiene 3 áreas protegidas: los Parques Nacionales Francis Caamaño y Sierra Martín García (parte), así como el Monumento Natural Puerto Viejo y ninguna unidad de conservación de éstas, está dentro de alguna ciudad o asentamiento humano.

Pero no es Nagua ni Azua quienes no tienen áreas protegidas afectando áreas urbanas, es que solamente el Parque Nacional del Este (Isla Saona) y el Parque José del Carmen Ramírez, las únicas dos áreas que tienen asentamientos urbanos informales en su interior. ¿Alguien conoce otro caso?

Es bueno que los dominicanos nunca nos dejemos confundir de quienes se sienten molestos por las áreas protegidas que muy acertadamente han sido seleccionadas para que los ríos proteger Yaque del Norte, Yaque del Sur, Yuna, Artibonito, Nizao y Haina, entre otras fuentes hídricas que le sirven de sustento a la agricultura, a las presas hidroeléctricas y el agua que se le sirve a Santo Domingo y a Santiago de los Caballeros.


COMENTARIOS