Consultorio Ecológico

Eleuterio Martínez

P. Profesor, están drenando y obstaculizando el flujo de agua del sistema de lagunas del Río Brujuelas ¿eso está permitido?
R. Todos los humedales, lagunas y zonas de inundación permanente del país, incluyendo al Río Brujuelas, están protegidos por la Convención Ramsar y muy especialmente éste conjunto de lagunas que forma parte del mismo sistema de humedales del Río Ozama, aunque en época de estiaje, tiendan a tener cierta separación de flujo, al tratarse de dos unidades hídricas distintas.
Este caso amerita ponerle atención, porque la construcción de muros con sacos de arena y cemento o muros para desviar el flujo natural u obstaculizar el libre movimiento de las aguas, se está haciendo muy próximo a los campos de pozos de La Catalina, de donde se extrae el agua para Boca Chica, el Aeropuerto Internacional de las Américas y parte del municipio de Santo Domingo Este.
El Río Brujuelas es una fuente fluvial muy singular, porque nace al pie de Los Haitises, corre lentamente unos 20 y tantos kilómetros y luego se pierde entre lagunas, meandros y humedales al llegar a la antigua Carretera Mella, haciéndose subterráneo para ir a resurgir en la misma Playa de Boca Chica.
Todo aquel que intente construir infraestructuras civiles en la zona de remanso de este río, debe saber que tendrá que convivir con las inundaciones, pues allí no hay pendientes para que el agua pueda correr. Lo único que puede ocurrir es su escurrimiento subterráneo como acuífero o esperar a que se evapore toda el agua, en los pocos casos de sequías prolongadas.
Allí no se puede cultivar prácticamente nada, salvo la caña que por un tiempo estuvo plantando el Consejo Estatal del Azúcar para el Central Río Ozama de San Luis, o la práctica de la ganadería de aquel famoso proyecto de esta misma dependencia estatal que con el paso del tiempo va desapareciendo.
En los sitios donde el agua se escurre dejando espacios libres, se han formado asentamientos humanos, formando bateyes o aldeas menores y de igual manera, algunas personas se aventuran a establecer cultivos precarios y construir residencias y para ello, alteraran el sistema de drenaje natural, perturbando el sistema de humedales.
En este caso, la CAASD, Medio Ambiente o a quién corresponda, debe corregir cualquier anomalía presente, al tratarse del Campo de Pozos de La Catalina, por el suministro de agua potable a la población.


COMENTARIOS