Consultorio Ecológico

eleuterio martinez

P. Profesor, un mar de plásticos frente a la capital y otro de sargazos frente a la costa oriental ¿qué hacer ante amenazas jamás imaginadas de la problemática ambiental dominicana?

R. Causas y soluciones son posibles para el mar de plásticos del entorno litoral de Santo Domingo, pero en el segundo caso, con el mar de sargazos, tendremos que afrontarlo desde el ámbito del cambio climático que experimenta el planeta, según Naciones Unidas (IPCC), impulsado por el accionar de una sola de los 30 millones de especies que conforman la biodiversidad de la Tierra: el Ser humano.
Si un problema tiene causas identificables, en ese mismo orden y directamente proporcionales,son sus soluciones. El plástico es el rey de la basura en medio de la marginalidad que ha entrampado a decenas, centenas y miles de familias humildes que han construido su hábitat humano a base de ingenio, sobre los dominios de los ríos, arroyos y cañadas que tienen el mar Caribe como destino.
Si alguien lo desconoce y quisiera comprobarlo, buena parte de los barrios Los Tres Brazos (Canta La Rana, la Laguna, La Ceiba, Puerto Rico) y sus vecinos de enfrente, Gualey, Las Cañitas, Simón Bolívar, Capotillo y La Zurza, no están en tierra firme, sino, sobre los ríos Ozama e Isabela.
Es increíble, pero durante mi gestión al frente del Cinturón Verde de Santo Domingo, pude comprobar in-situ y en el tiempo, cómo se construye un colchón de basura en las márgenes ribereñas, semi consolidado con caliche mezclado con foam, lodo y plásticos, sobre el cual se asientan actualmente cientos de familias.
“No viven en tierra, puedo asegurárselo, sino sobre el agua y las lilas”. Desde Las Cañitas y pasando por Gualey, Los Guandules y La Ciénega, existe una alfombra de plásticos, mezclados con basura domiciliaria – caliche – lodo – desechosde materiales de construcción en fundas y sacos de polietileno, colocados encima de las aguas más someras del Ozama.
Es más, en Los Tres Brazos hay un barrio completo (Canta La Rana), encima de una plataforma de plásticos, la cual represa el ramal del Río Ozama que pasa frente a la colina – islote que mira hacia el Simón Bolívar y a Las Malvinas.
Al malecón apenas llega el 20% de los plásticos, pues el resto queda atrapado por la vegetación y para construir nueva marginalidadsobre los ríos.
Ozama e Isabela son avenidas de plásticos. ¿Quiere comprobarlo?, ¡acérquese y observe…!