Consultorio Ecológico

Eleuterio Martínez

P. Profesor, Falconbridge dice que Loma Miranda le alarga la vida ¿cree usted en la posibilidad de revertir la situación actual para viabilizar la explotación minera de esta montaña?

R. Falcondo puede seguir recitando su poema, pero la República Dominicana jamás debe abrirle la puerta de entrada a la minería para incursionar en la cordillera Central, la Madre de las Aguas, la fuente de riquezas naturales más grande y la mejor garantía para la supervivencia como nación e incluso para la isla completa.
Como país, como Estado o como sociedad hemos cometido grandes desmanes contra la naturaleza, pero jamás perderemos la cordura para atentar contra nuestro porvenir, contra nuestro futuro, contra el desarrollo, contra nuestra soberanía alimentaria o contra las fuentes de agua que sustentan el suministro de este líquido vital para el consumo humano.
Loma Miranda le alarga la vida a Falcondo; pero nos la acorta y arruina a todos los dominicanos si le permitimos incursionar en la cabecera del Jagüey y 40 fuentes de agua más, identificadas por la Academia de Ciencias de la República Dominicana y ratificadas luego por los especialistas de Naciones Unidas que llegaron al país, a solicitud del Estado Dominicano.
Loma Miranda es una “Mina de Agua” como se describe en el boletín de la principal instancia académica del país, donde la riqueza hídrica está asociada al “museo viviente” de la mejor y más importante muestra de la biodiversidad de la isla, donde están representadas 98 familias, vale decir, la mitad de todas las familias botánicas que tiene La Española.
Para la Academia de Ciencias, Loma Miranda es un “parque nacional”, no solo porque sea su propuesta para la salvaguarda de este invaluable enclave ecosistémico, sino porque así lo estableció el primer poder del Estado, el Congreso Nacional, quien lo aprobó a unanimidad en ambas cámaras, pero que el Poder Ejecutivo decidió posponerlo, hasta que el país disponga de una Ley de Ordenamiento del Territorio.
Es decir, Loma Miranda es un área protegida que está en suspenso por el Estado, pero presente en el sentir y el “imaginario colectivo de la sociedad dominicana”, pues hace exactamente 5 años (2012 – 2013), en la escuela pública de Juncalito (cordillera Central), un profesor le preguntaba a sus alumnos, que cuál era el parque nacional más importante del país y a coro le respondieron: “Loma Miranda”.
¡Loma Miranda vale “agua”…! ¡Es lógica de vida…!