Consultorio Ecológico

Consulta

P. Profesor, ¿las playas se regeneran o se restauran, porque los términos se parecen, pero semánticamente lo uno y lo otro son cosas distintas?

Respuesta

R. Regenerar es volver a generar o más bien, crear de nuevo una playa y hasta donde tenemos entendido, solamente la naturaleza puede crear playas auténticas, como acaba de ocurrir en el litoral de Puerto Plata, claro que se trata de algo diminuto en las costas de Sosúa, pero así es como opera Madre Natura, pues ella no tiene prisa y a nadie le pide tiempo para hacer sus cosas, como solo ella lo sabe hacer.
Ahora bien, no dudamos que la tecnología y el dinero hacen milagros, pues los árabes lo han demostrado en Dubái, Abu Dabi y otras hierbas aromáticas de los Emiratos Árabes, donde no solo te fabrican la playa, te fabrican también la isla y hasta las plantas ornamentales.
Pero hay que estar claro, ellos te fabrican la playa, no te la crean, pues de este producto tan especial de los mares, algo tan delicado y frágil, solo ella, “natura”, puede hacerlo original, pues las arenas la fabrican los peces al devorar el coral, a veces en lugares muy distantes de donde se forma la playa, pero que por cuestiones de leyes naturales y los eventos que les son consustanciales, se ubican en los espacios más idóneos para garantizar el funcionamiento de procesos que rara vez la mente humana entiende.
Sin embargo, restaurar es devolverle la condición natural que las playas tuvieron cuando entró en acción algún factor de perturbación que le restó calidad o que le sustrajo sus características originales y esta prerrogativa sí le cabe al Ser humano, que con ingenio e inteligencia puede ayudar a la naturaleza a que acelere o detenga determinados factores deletéreos.
Entendemos perfectamente lo que ha querido decir el Ministro de Turismo cuando habla de contratación de empresas para la regeneración de 13 playas nacionales, que ameritan de una intervención urgente para que la competitividad de este sector no se vea comprometida, pero en realidad, lo que se intenta hacer es restaurar condiciones anteriores o detener los factores que causaron su degradación.
Estamos de acuerdo con la medida, pero la forma hay que verla con ojos de especialistas. Hay necesidad y urgencia de comenzar un proceso de gobernanza del espacio del dominio público y el cuido de las playas. Nadie está autorizado a hacer lo que quiera y donde quiera, sino, lo pertinente y atinente a la realidad de “mamá natura”.


COMENTARIOS