Consultorio Familiar

Consulta

Mi niña de 12 años es muy dócil, dulce y estudiosa. Revisé su mascota y encontré historias de animes japonesas eróticas. Me dijo que la libreta no era suya. Me mintió. Necesito su orientación.

Soraya Lara de Mármol

Respuesta

Su hija ya no es una niña, está en el inicio de la adolescencia, etapa en la que la curiosidad sexual está presente y se convierte en una prioridad.

La tendencia de muchas madres es escandalizarse, patologizar, sentir miedo o irritarse cuando confirman que uno de sus hijos está interesado por descubrir y conocer más allá de lo que los padres esperan.

El desarrollo de la sexualidad sigue su curso normal, independientemente de las creencias familiares, las expectativas de los padres, las creencias religiosas o la ceguera intencionada de negación de la normalidad sexual.

El ideal en la educación sexual durante el desarrollo infantil y la adolescencia es que los hijos dispongan al menos de las informaciones básicas sobre la sexualidad sin distorsiones, prejuicios y mitos que provoquen miedo, vergüenza y la sensación de cometer un pecado o una conducta aberrante.

Es preferible, reconocer y validar frente a su hija la importancia que tiene la sexualidad en este momento y ofrecerle informaciones específicas de acuerdo a su motivación en ese momento.

Le sugiero algunas respuestas posibles que puedan establecer empatía con ella, y que podrían abrir una posibilidad de diálogo e intercambio de informaciones, como por ejemplo: “Por lo que he encontrado en tu mascota, me he dado cuenta de que tienes curiosidad por los temas sexuales, ¿quieres que hablemos sobre eso?” o “Veo que estás creciendo y tienes algunas motivaciones para conocer sobre la sexualidad, podemos hablar cuando gustes, para contarte lo que he aprendido”.

Otra alternativa sería: “Me ha dado cuenta que estás creciendo y tienes interés por el amor, las relaciones de noviazgo y la sexualidad, puedo hablar contigo para que me preguntes lo que te gustaría saber o, si lo prefieres, te compre algún libro adecuado a tu edad”.

Simplemente, le ofrezco algunas ideas para quitar la connotación negativa o de temor a una conducta esperada a esa edad.

Los hijos buscan cómo satisfacer su curiosidad sexual a su manera y en torno a un interés específico.

Es importante estimular el conocimiento desde un escenario en que se asuma que la sexualidad forma parte del desarrollo evolutivo.


COMENTARIOS