Contaminación amenaza especies en Manzanillo

p1

La tala abusiva de manglares, la incursión furtiva de embarcaciones haitianas que pescan en aguas territoriales dominicanas y varias embarcaciones y barcos viejos estacionados durante mucho tiempo a cielo abierto a la orilla del mar en la Bahía de Manzanillo de esta provincia, han generado un mayúsculo escándalo que atrajo la atención de las autoridades.
Pescadores dominicanos denunciaron ante una comisión de funcionarios del Gobierno, que están hastiados de permanentes conflictos con pescadores del vecino país que ingresan a pescar sin autorización en la zona, con el agravante de que utilizan chinchorros, técnicas de pesca obsoletas, como chinchorros de arrastre, que diezman la población de peces. En otros casos, según los locales, envenenan cientos de peces “ante la mirada indiferente de las autoridades”. Un pescador mostró a los periodistas decenas de fotografías de grandes cardúmenes de distintas especies, muertos.
Juan de Jesús Belliard, presidente de la Asociación de Guardiamarines de Manzanillo, refirió que ha denunciado la situación ante las autoridades, pero nada se ha hecho. “Ni intervienen para resolver la situación, pero tampoco nos permiten comprar armas para defendernos. Señores representantes del Gobierno, sepan ustedes que estamos ante una situación peligrosa. Estamos en peligro de muerte. Después, si ocurre una desgracia, que no aleguen ignorancia”.
Belliard dijo que la asociación que preside agrupa a 25 instituciones de Manzanillo y que los guardiamarines ahorraron 70,000 pesos para comprar escopetas y protegerse cuando salen de pesca en horas nocturnas, pero las autoridades desautorizaron la compra de las armas. “Recientemente capturamos 12 embarcaciones haitianas pescando en la zona y se las entregamos con sus tripulantes a las autoridades. Pero no hicieron nada”
Más quejas, peticiones. Otro tema que caldeó los ánimos en la reunión celebrada en una terraza frente al mar es la presencia de varias embarcaciones, que según los lugareños, llevan mucho tiempo “dizque en reparación”, pero en realidad son “cuecos viejos” que generan contaminación de las aguas de la apacible bahía, poniendo en riesgo la vida humana y de especies de fauna y flora.
Otros exponentes denunciaron al Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales el corte de manglares, una práctica ilegal y abusiva que ha sido denunciada públicamente y las autoridades no actúan para apresar y someter a la justicia a los responsables.
La Comisión Turística de Manzanillo, representada por una comisión presidida por José Francisco Herrera, no se quedó atrás. La entidad emitió un documento en el que alerta sobre los daños a los recursos naturales, al ecoturismo y a otras actividades de la región.
Después de escuchar las acaloradas intervenciones de los comunitarios, la comisión de funcionarios del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales y la Dirección General de Desarrollo Fronterizo prometió buscar soluciones a los problemas. Los puntos básicos son:
1. Protección de la zona de manglares de Estero Balsa, protección de especies, identificación de especies autóctonas y formación de personal que proteja el área.
2. Solicitan que la comisión turística sea parte del manejo de la zona de manglares de Estero Balsa, “pues somos unos de los entes más interesados en la preservación de dicha área, ya que los manglares constituyen un patrimonio medioambiental de nuestro pueblo.


COMENTARIOS