Contaminación por plásticos de las playas de Bávaro

viceministro

Es alarmante lo que está ocurriendo en las playas del destino turístico más importante del área del Caribe: Bávaro-Punta Cana. Ante la mirada indiferente de todos, de autoridades y de empresarios, quienes deberían ser los primeros interesados en alargar la vida útil de nuestro paradisíaco lugar y retardar lo más posible, la inminente “etapa de declive” que afecta con el tiempo a todo destino turístico, y del cual nosotros no estamos exentos.
La contaminación por plásticos es un mal global. Actualmente hay 830 millones de toneladas de plásticos en el océano. En las playas de Bávaro es un espectáculo dantesco lo que podemos presenciar diariamente en las diferentes actividades acuáticas: los turistas bajan al agua con vasos plásticos, arrojar esos vasos dentro del agua se ha convertido en una actividad recreativa y habitual entre ellos. El personal de las embarcaciones brinda bebidas y comidas dentro del agua en papel de aluminio, vasos y cubiertos plásticos, de los cuales se quedan flotando una gran cantidad. Es deprimente ver la cantidad de vasos plásticos compitiendo en natación con nuestros peces. Sencillamente injustificable.
Estudios del medio marino apuntan que por año las aguas reciben entre 5 y 13 millones de toneladas de plástico. La falta de preservación de los mares y océanos refleja cómo la contaminación es un fenómeno cada vez más presente en el mundo. En el principal polo turístico del Caribe es poco lo que se está haciendo para combatir esto, siendo más sincero, pudiéramos decir que, nada estamos haciendo.
Los pronósticos para 2050 son catastróficos: si en 10 años se calcula que habrá una tonelada de plásticos por cada 3 toneladas de peces, para 2050 se espera que la proporción se invierta: las últimas estimaciones del Programa de las Naciones Unidas para el Ambiente prevén que hacia mediados de siglo la cantidad de plástico que flota supere al número de peces que nadan.
Según cifras de las Naciones Unidas, más de 100 mil especies mueren cada año por el plástico que contamina el mar y en unos 30 años, habrá más plástico que peces en el mar. Una nueva investigación llevada a cabo por investigadores de la Universidad James Cook (JCU) de Australia ha descubierto que la contaminación de los plásticos que tiramos al mar está haciendo enfermar a los corales.
A todo esto le agregamos la gran cantidad de embarcaciones que ya tenemos, tanto recreativas y comerciales y el mal manejo del combustible utilizado, las cuales se abastecen, en muchas ocasiones, dentro del agua, cambian aceite y hasta irresponsablemente, pintan dichas embarcaciones dentro del agua. Increíble que cosas así ocurran en estos tiempos.
El Ministerio de Turismo y el Ministerio de Medio Ambiente deben entender la gravedad de este problema y tomar medidas urgentes para tratar de disminuir el impacto negativo y el daño ecológico que le estamos haciendo a nuestras playas y delo cual todos y todas pagaremos las consecuencias, tanto económicas como medio-ambientales.
Este grito desesperado lo hace un ciudadano que cree en el turismo, pero que nació y crecióbañándose en estas playas y ve como poco a poco las mismas agonizan“sin prisa pero sin pausa”.