Corde bajo la lupa de auditores

Artículo Siguiente

Las operaciones y cuentas de Corde, que está en proceso de liquidación, fueron puestas bajo la lupa de los auditores de la Cámara de Cuentas, y lo que se detectó por medio de auditoría son operaciones dolosas que rezuman indicios de responsabilidad penal, civil y administrativa. El resultado del experticio ha sido puesto en manos de la Procuraduría Especializada contra la Corrupción Administrativa (PEPCA), el estamento del Ministerio Público que debe evaluar el asunto y decidir si ha o no lugar a proceso judicial.
Se advierte en esta secuencia de acciones un doble reto. Por un lado, la nueva Cámara de Cuentas hace su debut al someter ante la PEPCA un informe de auditoría con su carga de indicios de corrupción, y por otro lado, el organismo del Ministerio Público tiene que elegir entre engavetar un expediente más, como ha sido costumbre, o motorizar un proceso judicial del que resulten las consecuencias pertinentes para quienes deban ser juzgados por supuestos actos indecorosos.
El traspaso a una firma privada de los terrenos de Los Tres Brazos y la venta a precio vil de terrenos con vocación minera en Puerto Plata no son inocentadas de niños. Y sabrá Dios cuánto más detectó la auditoría. Las circunstancias colocan ahora a la Cámara de Cuentas y la PEPCA en un momento estelar de la historia de la corrupción en este país.

El Seibo decide sacudirse el olvido

Los seibanos, apacibles y laboriosos, han dado importancia a su provincia en base al esfuerzo propio, con lo que tienen y pueden. No es cosa frecuente escucharlos hacer reclamos estridentes, y cuando deciden proceder a la acción es porque tienen la razón y procuran sacudirse el olvido y el abandono en que los arrinconan las autoridades.
Organizaciones comunitarias, empresariales, comerciales y agropecuarias de la provincia han decidido exigir en las calles obras de infraestructura, asfaltado de calles, traslado de la cárcel pública Pedro Santana, terminación del hospital Doctor Teófilo Hernández, construcción de una universidad y una planta de tratamiento de agua, entre otras obras necesarias. La lucha comenzó con encendido de velas en las calles y arreciará según aconsejen las circunstancias. El Gobierno tiene la palabra.

 


COMENTARIOS