Corea del Norte critica el informe anual del presidente Donald Trump

Donald Trump y  Pyongyang . Fuente externa.
Donald Trump y Pyongyang . Fuente externa.

SEÚL .— Corea del Norte criticó hoy el informe anual del presidente Donald Trump y dijo que las capacidades nucleares del país asiático “disuadirán a Trump y sus lacayos de exhibirse en la península de Corea”.

En el discurso del Estado de la Unión que dio la semana pasada, Trump dijo que “ningún régimen ha oprimido a sus propios ciudadanos de forma más total o brutal que la cruel dictadura en Corea del Norte”.

“Solo tenemos que ver el carácter depravado del régimen de Corea del Norte para comprender la naturaleza de la amenaza nuclear que podría representar para Estados Unidos y nuestros aliados”, dijo Trump.

El domingo, un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores de Pyongyang respondió al presidente estadounidense.

“Si Trump no se deshace de su forma de pensar anacrónica y dogmática, solo tendrá la consecuencia de poner en peligro aún más la seguridad y el futuro de Estados Unidos”, dijo el funcionario, en comentarios transmitidos por la agencia de noticias oficial norcoreana.

El funcionario cuestionó la aseveración que hizo Trump de que Estados Unidos había “tenido un progreso increíble y logrado un éxito extraordinario” en el último año, diciendo que era “el colmo de la arrogancia, la arbitrariedad y el engreimiento al estilo de Trump”.

Trump también dijo en su discurso que Estados Unidos estaba “librando una campaña de presión máxima” para evitar que Corea del Norte pudiera atacar al país con armas nucleares.

El funcionario de la cancillería norcoreana dijo que la “capacidad de defensa autónoma de Corea del Norte con la fuerza nuclear como columna vertebral, disuadirá por completo a Trump y sus lacayos de presumir en la península de Corea”.

El viernes, Trump buscó aumentar la presión sobre Pyongyang sobre su programa nuclear mediante consultas con aliados y destacando los abusos contra los derechos humanos que sufren los desertores.

Trump fue el anfitrión de una media docena de desertores norcoreanos en la Oficina Oval, incluido Ji Seong-ho, quien usó muletas para escapar del país después de que un tren le aplastara las extremidades. Días antes, Ji levantó sus muletas en señal de triunfo cuando Trump lo destacó durante su discurso sobre el Estado de la Unión.

El presidente estadounidense ha expresado su disposición a lidiar con las crecientes tensiones con Pyongyang a través de la diplomacia, pero ha dicho que Estados Unidos usará fuerza militar si es necesario.