Coronas y puentes en la odontología

17_10_2016 HOY_LUNES_171016_ ¡Vivir!5 C

Gracias a la prevención, cada día la perdida de piezas dentarias por enfermedades es menor, sin embargo, aún persisten. La reposición de las mismas puede realizarse por medio de diferentes tratamientos dentales.
La corona dental y los puentes son los más comunes; no son más que prótesis dentales fijas, es decir, que el paciente no la puede retirar, se cementan sobre piezas dentarias preparadas o sobre implantes.
La corona se utiliza para rehabilitar una pieza dentaria que ha perdido mucho tejido ausente, mejorar el aspecto estético, alinear el arco.
Una corona es recomendada, en pacientes con obturaciones de gran tamaño, dientes que tienen realizada endodoncia y un perno de refuerzo, mal formación dental, sobre un implante, fractura dentaria, es decir, que se utiliza la corona cuando no hay ausencia dental y si la hubo, ya se ha colocado un implante.
Para indicar un puente, tiene que haber ausencia dental. Las piezas ausentes toman como base o soporte los dientes vecinos, esta decisión debe ser tomada por un especializado en el área, porque los pilares deben tener la capacidad de soportar los dientes ausentes sin sufrir daños.
Los pilares pueden ser piezas dentarias sanas o en su defecto piezas restauradas preparadas para esta función, al igual que la corona, son prótesis fijas.
Las piezas que sirven de ancla del puente se llaman pilares y las piezas que sustituyen las ausentes se llaman pónticos.
Tanto las coronas como los puentes deben ser realizados por un protesista; el material con que se realiza, por diferentes razones: estética, funcionabilidad, costo.
Ambos deben ser realizados, en un laboratorio dental, el paciente debe realizar varias visitas al consultorio dental.
La higiene debe ser extrema en esta área, el paciente debe ser informado de nuevos elementos que debe incluir en su rutina de higiene.
El paciente debe cambiar sus hábitos alimenticios, eliminar alimentos duros y pegajosos y evitar partir por esa zona.
En esa zona la encía debe mantenerse saludable, es decir, rosada sin cambios en su textura y contorno, no debe presentar sangrado espontáneo ni al paso del hilo dental. Ante la presencia de mal olor, movilidad o cualquiera de estos signos se debe acudir inmediatamente al dentista. Las prótesis fijas se pueden confeccionar de diferentes materiales: metal, porcelana, ceromero, zirconia. Además del factor estético, el odontólogo tomará en cuenta otros factores, edad, mordida, enfermedades sistémicas.
Las prótesis deben ser realizadas por un protesista o rehabilitador, en coordinación con otra área. Luego de culminada la rehabilitación el paciente debe de gozar de una sonrisa saludable. Para contactar, [email protected]