Corte ratifica prisión Marlyn Martínez por muerte Emely

Marlin Martínez.
Marlin Martínez.

La Cámara Penal de la Corte de Apelación ratificó ayer la medida de coerción impuesta a la señora Marlín Martínez, cuya extensión a tres meses más fue decidida por un tribunal de primera instancia, y aplazó para el viernes el conocimiento de similar recurso interpuesto por su hijo Marlon Martínez, ambos implicados en el asesinato de la adolescente embarazada Emely Peguero y posterior desaparición del cadáver.
Los jueces desestimaron el recurso de apelación por no haberse comprobado los errores que la defensa alegaba tenía la disposición de primer grado que le impuso la medida.

Los jueces se retiraron a deliberar y anunciaron el fallo para las cuatro de la tarde, pero fue cerca de las 5: 00 cuando retornaron y lo dieron a conocer.

Marlín fue conducida a la cárcel preventiva del palacio de justicia a eso de las 5: 00 de la mañana, desde la cárcel Rafey-Mujeres, de Santiago, y por ausencia de su abogado el conocimiento del recurso se inició pasado el mediodía.

En tanto, la decisión de los jueces de reenviar el conocimiento del recurso de Marlon fue motivado porque su abogado, Ricardo Martínez, remitió a los jueces de la Corte una carta manuscrita, donde explica su ausencia por problemas de salud.

El viernes fue suspendida la audiencia porque no fueron trasladados al tribunal los imputados y por el fallecimiento de la madre del abogado defensor de Marlín Martínez, Cándido Simó.

El tribunal estuvo presidido por el magistrado Sulpicio Almonó Núñez e integrado por los jueces Saturnina Rojas. Ramón Gil y Andrés Reinoso.

El recurso de apelación a la extensión a tres meses más de la medida de coerción contra Marlín Martínez fue conocido bajo estrictas medidas de seguridad, que estuvieron a cargo de contingentes de fuerzas las especializadas de la policía nacional.

El acceso de la prensa a la sala de audiencia de la Corte fue restringido.

MP que actue. El padre de Emely Peguero, Genaro Peguero, deploró los constantes reenvíos y señaló que la familia interpreta los mismos como un juego a la dignidad y al dolor que hoy los embarga.

Tras exponer que no fue a un animal que mataron, si no a dos seres humanos, su hija y la criatura de cinco meses que tenía en su vientre, clamó para que cesen los aplazamientos y el Ministerio Público presente la acusación y conocimiento del fondo del proceso para que haya una condena contra los imputados de matar a su hija.