Corte ratifica prisión preventiva al exdirector de la OMSA

A su salida del tribunal Manuel Rivas volvió a insistir en su inocencia

Las certificaciones del padecimiento de un cáncer de próstata que presentó la defensa de Manuel Rivas, exdirector de la Oficina Metropolitana de Servicios de Autobuses (OMSA), no fueron suficientes para que el tribunal considerara variarle la prisión preventiva de un año que le fue impuesta en octubre pasado por su vinculación en la muerte del abogado y catedrático Yuniol Ramírez, quien supuestamente le extorsionaba.
La primera sala de la Corte de Apelación de la provincia Santo Domingo, presidida por la magistrada Natividad de los Santos, consideró que en el caso no habían variado los presupuestos que dieron lugar a la imposición de la medida.
La defensa de Rivas buscaba que le fuera cambiada la prisión por una garantía económica, presentación periódica e impedimento de salida. Alegando primero que contra este no hay pruebas de que este haya ordenado la muerte del abogado Ramírez, de que no representaba peligro de fuga, ni que pudiera entorpecer la investigación, además del alegado padecimiento de cáncer, que dice estaba desde que fue enviado a prisión.
Según el abogado Carlos Salcedo, en el caso de Rivas, acusado de ordenar la muerte de Ramírez, hay una ausencia de pruebas, y las que se consideraron en la Oficina de Atención Permanente para imponer la medida de coerción nunca fueron presentadas.
Salcedo dijo que las certificaciones de la situación de salud de Rivas las tenían desde mucho antes, pero no se habían referido a ellas “porque mucha gente entiende que cuando un imputado de esta naturaleza está en proceso judicial, la única forma a la que acude es a la enfermedad”, dijo y no querían recurrir a eso.
Indica que Rivas debido a esto necesitaba tratamiento que requiere seguimiento.
El letrado argumentó que sobre el asesinato de Ramírez, lo único que dice el Ministerio Público es que el empresario Eddy Zorrilla se reunió con el abogado para ofrecerle y entregarle un dinero. Por lo que no entendía como eso se podía calificar como asesinato.