Creando modorra, desidia, apatía o indiferencia

Parecería que los dirigentes de los numerosos partidos políticos y sus adláteres, quieren ganar las elecciones cada vez con mayor antelación y aparenta que no valoran el hecho indiscutible de que faltan todavía dos años y medio para el relajo (perdón, torneo) electoral. Se ha convertido en costumbre que las llamadas “pre-campañas” comiencen antes de que los candidatos triunfadores sean juramentados, tratando de estar tempranamente en el espectáculo para disfrutarlo más, criterio falso, porque las comedias no son mejores o peores por la puntualidad de los espectadores, sino por la calidad de los actores.
No estoy seguro de si se trata de un plan maestro de naturaleza maquiavélica o se trata de que la ciudadanía, el pueblo dominicano, se ha hundido en un terreno fangoso o en mortales tierras movedizas y no percibe que se está intoxicando de fatalidades, horrendos episodios criminales, actividades dolosas y corrupción rampante que lo están convirtiendo en una masa insensible, amorfa, sin sed de justicia, sin energías, presa de un conformismo morboso que predica un permanente mensaje de “sálvese quien pueda” en los alegóricos templos que transmiten las informaciones de la folklórica “Radio Bemba”, hermana sin alcurnia de la aristocrática “vox pópuli”. Con sus argucias, rebatiñas intrapartidarias (que seguramente dirimirán pocos días antes de las próximas elecciones) lo que de forma solapada realmente buscan es que la modorra, la desidia, la apatía y la indiferencia hayan saturado al pueblo y ya esté en disposición de aceptar “lo que sea” con tal de que se acabe la comedia sin que ominosos actores la conviertan en una tragedia de mayores dimensiones que la que desafortunadamente ahora vivimos.


COMENTARIOS