Creen es un disparate llamar a “un día sin pollo”

El productor avícola Enriquillo Rivas afirmó hoy que constituye un disparate llamar a huelga de no consumir pollo mañana.

Dijo esperar que si la gente lo acata va a saber lo mucho que hace falta en la dieta diaria del dominicano la llamada carne blanca.

Rivas expresó que la realidad de la industria del pollo en el país es que en los meses de mucho calor hay una merma en la producción del ave, lo que provoca una ligera escasez en relación con la demanda.

“La oferta está crítica. El calor hace bajar la productividad del pollo en un 14%”, expresó el dirigente avícola quien reveló que para este mes se calcula que se van a producir poco más de 13 millones de pollos, cuando lo normal es que supere los 14 millones de aves.

Entrevistado en el matutino “El Bulevar con Pablo McKinney”, por CDN 37, Rivas informó que en solo hoy están entrando al mercado 340 mil pollos y que para mañana la oferta será de 500 mil.

Sostuvo que la avícola es la industria más organizada porque el sector privado ha aprendido a llevar las estadísticas para poder mantener este tipo de negocio, el cual señaló tiene muchos riesgos.

“Lo que está sucediendo es que cuando hay mucho pollo como en marzo y abril se vende más barato”,  expresó Rivas.

Consideró que lo que debe hacer el gobierno es contribuir a ajustar la producción para que en los meses de calor no falte la carne.

Afirmó que recurrir a importar pollos no es una solución porque es mucho más costoso y tarda semanas traerlos al país.

Manifestó que puesto en puerto, una libra de pollo importado cuesta uno punto 17 de dólares, mucho más que el costo de producción nacional.

Con relación a la libre importación de muslo de pollo, mediante el Acuerdo de Libre Comercio con Estados Unidos y Centroamérica (DR-CAFTA), Rivas dijo que casi no se importa porque a la gente no le gusta mucho el muslo.

Expresó que la cuota disponible para el país durante este año es de 800 toneladas de pollo que entrarían sin pagar impuestos, pero hasta ahora solo se han traído 110 porque tiene muy baja demanda.

Reiteró que ya hay productores que están comenzando a criar, entre ellos, citó a Carlomagno González.

Detalló que el negocio del pollo tiene muchas variables que permiten que el precio se incremente antes de llegar al consumidor.

Manifestó que cuando el pollo pasa de ser un producto bruto a uno terminado tiene entre un 20 y un 23 por ciento de pérdidas y procesarlo le cuesta alrededor de ocho pesos por libra.

Dijo que el productor tiene un costo de 22 a 25 pesos por libra y la vende a 29 en granja, pero de ahí sigue la cadena de distribución al intermediario que lo adquiere a 29 y lo vende a 34 pesos la libra.

Explicó que los colmados compran la libra a 41 pesos al intermediario y luego lo detallan a 52, al igual que los supermercados, pero en los puestos en las calles la libra de carne siempre está diez pesos más barata que en los supermercados y los colmados.

Indicó que el picador de carne en la calle compra la libra a 41 y vende a 48 buscando una rentabilidad de 25 a 30 pesos por cada pollo que vende al detalle.