Crisis financiera y estructural consume al hospital Gautier

SALAVADOR

La crisis financiera y de estructura que afecta al más importante de los hospitales que pertenecieron al Instituto Dominicano de Seguros Sociales (IDSS), el Salvador B. Gautier llegó a su punto más profundo, de acuerdo a los jefes de departamentos del centro de salud.
El centro que junto a otros 19 hospitales fue traspasado al Servicio Nacional de Salud (SNS) está “ahogado” económicamente, sus recursos se han reducido en forma drástica con los paros que realiza el Colegio Médico Dominicano (CMD), asegura su director, doctor Jorge Chahín Herrera.
La carencia ya no es noticia en este hospital, el cual tiene 23 servicios, algunos de los cuales son únicos en la República Dominicana, asegura el jefe del servicio de Cardiología, doctor Fulgencio Severino, quien deplora que el centro haya bajado de nivel, ya que era un hospital de tercer y cuarto nivel y se redujo a ser uno de segundo.
De las 325 camas que tiene el centro, 80 están cerradas, el hacinamiento y abandono en que está sumergido el hospital son evidentes desde que se entra a una sala u oficina.
Solo funcionan tres ventiladores de los 15 que debería haber en las dos unidades de cuidados intensivos, lo que amerita una intervención urgente por parte del Gobierno, asegura su director, el doctor Chahín Herrera.
Los jefes de servicio creen que el Gautier y otros seis hospitales, como el Estrella Ureña, de Santiago y el Oliver Pina, de San Pedro de Macorís son los que más forzados económicamente van. Dicen que los que más producen cargan con el resto.
El Gautier tiene una deuda superior a los RD$80 millones, el SNS se ha comprometido a amortiguarla con lo mismo que produce el centro de salud.
La misma situación la atraviesan los 23 hospitales que fueron traspasados al SNS, denunció la Agrupación Médica del IDSS, por lo que los médicos no entienden la razón del traspaso.
Otro detalle que revisa el director es que las constantes huelgas que lleva a cabo el CMD merman la capacidad productiva del hospital.
En septiembre produjo RD$21 millones vendiendo servicios al régimen subsidiado de Senasa, pero en octubre bajó a un millón de pesos.
Este centro tiene un alto volumen de médicos especializados, pero no pueden hacer procedimientos o cirugías de alta complejidad, debido al deterioro de la infraestructura.
Una parte importante de la nómina del hospital se cubren con recursos que ascienden a tres millones de pesos al mes, solo quedan cinco de los ocho millones que conforman el presupuesto mensual, insiste el director Chahín Herrera.
Existe un deterioro generalizado en los cuidados intensivos, los quirófanos, camillas llenas de óxido, los aspiradores portátiles no funcionan, lo mismo que está inservible el área de lavado de los quirófanos.

Solo en el área cardiovascular, el centro tiene 300 pacientes, pero no se pueden realizar cirugías.


COMENTARIOS