Critica el papel que desempeña la Iglesia frente a la juventud

mons

El Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Santo Domingo, Monseñor Jesús Castro Marte, criticó el papel que está llevando a cabo la Iglesia Católica frente a la Juventud dominicana, a la vez que admitió que hay muchas estructuras de la institución a la que él pertenece que se están quedando muertas.

Castro Marte quien es Vicario para Santo Domingo Norte y la Provincia de Monte Plata, urgió a su Iglesia crear una pastoral nocturna para salir a contactar a los jóvenes que están en las calles, hablar con ellos y llevarle el mensaje de la evangelización.

El también rector de la universidad Católica de Santo Domingo lamentó que después de la misa de la siete de la noche los sacerdotes cierren las puertas de sus iglesias, independientemente de que ese barrio se esté quemando con todo tipo de corrupción y “decir que no tienen que meterse en eso“.

Entrevistado en un programa de televisión nacional, el religioso se cuestionó en el sentido de si la Iglesia Católica está evangelizando o formando verdaderamente a la gente para alejarlos de los vicios y otros males que afectan a la población.

Agregó que muchos jóvenes están perdiendo la vida consumiendo drogas y alcohol, y volvió a preguntarse qué está haciendo su Iglesia con esa juventud, y cómo está orientando la pastoral a esos jóvenes.

Denunció que en tráfico de drogas hay cadena de corrupción entre el narco y autoridades

Consideró que en el criminal negocio del tráfico de drogas se produce una cadena de corrupción entre los narcotraficantes y ciertas autoridades que están llamadas a combatirlo.

“El problema es que a veces se convierte en una cadena, negocia el que da la droga, negocia la Policía, y hacen una cadena de corrupción, y eso es lo lamentable que las mismas autoridades a veces se meten en el juego, y eso nos cuestiona como país y como nación“, lamentó el prelado católico.

Fustigó que en ese perverso negocio, lo malo no es solamente que se comercialice en un determinado sector con los jóvenes, sino que también lo hagan con las autoridades.

“Entonces a todos esos militares y personas que trabajan en el combate de ese crimen, lo primero es darle conciencia moral, que tomen una responsabilidad cívica, con el daño que le puede producir aquel joven que está consumiendo drogas en un sector, aquella familia que tienen un narcotraficante, que vende o consume, le llevan a una zozobra de vida“, dijo el Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Santo Domingo.

Monseñor Jesús Castro Marte favorece que a ese coronel o militar hay que educarlo bien, además de seleccionar bien a quien va a dirigir un trabajo tan delicado como ese, porque para eso hay que buscar gente seria.

“El problema no es que me consigan lo mío, el problema es que tu está bregando con una sociedad y unos jóvenes que son el futuro del mañana, que tienen mente débil y se meten el mundo de las drogas“, advirtió.

Argumentó que el problema del narcotráfico ha cambiado, porque antes los narcos pagaban con dinero y ahora lo hacen en especie, lo que quiere decir que esa drogas va a los barrios, y han ido viciando a los jóvenes a tal punto que esta sociedad se ha convertido en un caos.

En otro orden, el purpurado católico dijo que para enfrentar el problema del feminicidio se hace urgente trabajar con los hombres porque son los agresores, y es sobre quienes se debe focalizar toda la atención posible para erradicar esa tragedia.

Sobre el debate que se ha suscitado en torno a la decisión de la Junta Central Electoral de habilitar decenas de apellidos para documentar a niños que han sido abandonados por sus padres, el religioso dijo estar de acuerdo con esa disposición pero previo a eso hay que establecer los controles de lugar.

Castro Marte denunció también, que la venta de clerén y otras bebidas alcohólicas se vende en barrios de la capital y campos del interior del país y las autoridades competentes se hacen de lavista gorda, por lo que son las responsables de la tragedia ocurrida recientemente y que le costó la vida a más de 20 personas.


COMENTARIOS