¿Cuándo el Estado acabará con esa incertidumbre?

Hace unos años las autoridades censaron todas las viviendas ubicadas en la ribera occidental del río Ozama en el denominado barrio La Ciénaga, en la capital de la República.
Se anunció, entonces, que el área sería convertida en un gran pulmón del Distrito Nacional, ya que se desalojarían todos los habitantes de allí, y se reforestaría con árboles de rápido crecimiento para hacer una gran zona verde.
No recordamos cuántas veces más se han hecho censos en ese barrio, donde muchas de las viviendas están dentro de las aguas del río.
El paso del huracán Irma por las inmediaciones del país, nos hizo recordar los grandes anuncios de que el Gobierno desalojaría al barrio La Ciénaga, e inmediatamente tomaría medidas para reforestar el lugar.
El Gobierno invierte miles de millones de pesos en obras de relumbrón, como en los tiempos del presidente Joaquín Balaguer, sin embargo, en el caso de La Ciénaga y otros desamparados sectores marginados, sólo se queda en hacer anuncios de desalojos para dar paso a la erección de una zona verde en el lugar, pero en eso se queda… Cuando pasan los fenómenos atmosféricos, al parecer las autoridades engavetan los proyectos que duermen el sueño de los justos.
Está bueno ya de anuncios y de sólo esperar que se aproxime uno de estos eventos para volver los ojos hacia el sector La Ciénaga… pero nada más.
El Gobierno debería tomar una decisión seria y rápida frente a la situación en que viven los cientos de seres humanos en La Ciénaga, y dejarse de esperar que llegue la temporada ciclónica para hacer nuevos anuncios. Está bueno de tanta demagogia.


COMENTARIOS