Cuánto gasta el Gobierno en financiar seguridad ciudadana

Por NELSON A. SUÁREZ
16 enero, 2010 7:56 pm Sé el primero en comentar
http://hoy.com.do/image/article/483/460x390/0/85F3B0FC-F18C-4C40-ABFA-268F7E4EC359.jpeg

Los fondos aprobados en el Presupuesto de 2010 para la seguridad ciudadana y el orden público, incluyendo el Poder Judicial, el Ministerio Publico y el Control de Migración, ascienden a solo a un 3.8% del gasto total del Gobierno y apenas un 0.8% del Producto Interno Bruto. 

Según un reporte periodístico fechado en la ciudad de la Vega el 23 de diciembre, el presidente Leonel Fernández afirmó que entre las prioridades del Gobierno para  2010 está el reforzamiento de los planes para mejorar la seguridad ciudadana, reforzar la lucha contra el narcotráfico y los delitos conexos.

En los nueve años transcurridos desde el 2000 hasta el 2008, el Estado ha destinado un promedio de 62 pesos al mes por habitante en el financiamiento de la seguridad ciudadana y el orden público. 

En la referida crónica noticiosa se destaca la puntualización del presidente Fernández en el sentido de que la estrategia de la lucha contra el tráfico de drogas y el delito en general estará fundamentada en una acción combinada preventiva y represiva. 

Lo que dicen las cifras.  Los recursos oficiales para acción preventiva en el caso del consumo de drogas, que está bajo la responsabilidad del Consejo Nacional de Drogas, ascienden para este año a 78.3 millones de pesos, esto es, 4.4 millones de pesos más que lo presupuestado para el 2009.

Si estimamos que en el país hay alrededor de 1,200,000 jóvenes menores de 15 años, este presupuesto equivale a unos 5.4 pesos mensuales por cada joven. Por su parte, el órgano para la acción represiva en materia de drogas cuenta con un presupuesto para este año ascendente a 427.6 millones de pesos para enfrentar la máquina de los millones. Esto es apenas un 0.11% del Presupuesto del Gobierno central y representa un gasto per-cápita mensual en este renglón de 3.60 pesos.   El doctor  Ramón B. Martínez Portorreal, en un artículo aparecido en Diariodigital.com.do señala que: “El auge de la violencia, es un fenómeno (social-económico-político) compartido por la República Dominicana y otros países de América Latina, por lo cual a pesar de las alarmas y las voces desesperadas, la situación demanda una adecuada respuesta, y una respuesta “científica” y sugiere que para enfrentarla con éxito hay que tomar en cuenta tres elementos, como son, a) contar con los recursos humanos debidamente aptos para identificar sus causas y reducirlas, b) eliminar cualquier elemento politiquero y partidista en la lucha contra este mal, y c) debe disponerse de los recursos económicos necesarios para enfrentar este flagelo que nos afecta al país.

En efecto, Un punto que llama la atención ante la extraordinaria avalancha de delincuencia y criminalidad que ha estado afectando al país en los últimos años, es precisamente, que si bien el discurso gubernamental, pregona y publicita como prioridad la seguridad ciudadana y la lucha contra la delincuencia, la aplicación  de los recursos dicen todo lo contrario.

La Policía Nacional, que es la principal institución para la prevención y represión de la delincuencia y la criminalidad ha tenido que desenvolverse generalmente con un presupuesto precario, que apenas le alcanza para cubrir los miserables sueldos de sus miembros.

En términos proporcionales el gobierno gasta hoy menos en Seguridad Ciudadana y Orden Público (Policía) que lo que gastaba hace nueve años.

En el 2000 los gastos destinados a este programa era equivalente al 2.9% del gasto total del gobierno, en el 2008 fue solo de 1.7% y para este año se han presupuestado unos 7,979.7 millones de pesos que representan el 2.1 por ciento del total de gastos programados.

Una situación similar sucede con el resto de los demás programas o funciones complementarias de la Seguridad Ciudadana y Orden Público como son la Justicia, el Ministerio Público y el Control de Migración cuya participación en el gasto del Gobierno es igual o inferior proporcionalmente a lo que eran hace nueve o diez años.

El gasto real per cápita en Seguridad Ciudadana.    El gasto público real per-cápita global en Seguridad Ciudadana y Orden Público, incluyendo Justicia, Ministerio Público y Migración creció a una tasa promedio anual de 7.7 por ciento  entre el 2000 y el 2008 pasando de 255 pesos en el 2000 a 385 pesos en el 2008.

En la crisis de 2003 y 2004 el gasto real por habitante en este función se redujo en 32.8 y 5.6por ciento  respectivamente.

Para este año el gasto público real per cápita en Seguridad Ciudadana y Orden Público presupuestado, es de 416 pesos, para un promedio mensual de 35 pesos por persona.

Es evidente que con los actuales niveles y calidad del gasto que se destina para proteger a la ciudadanía de la delincuencia y la criminalidad no hay esperanza que la sociedad pueda salir airosa de esta desigual batalla.

Una efectiva política de Seguridad Ciudadana supone destinar los recursos en cantidad y calidad suficientes para mejorar sustancialmente elementos fundamentales de cualquier estrategia de prevención, persecución y castigo de la criminalidad y la delincuencia, como son  la capacidad de movilidad y comunicación de los cuerpos de seguridad, los niveles de inteligencia detección previa, la renovación de los recursos humanos, el equipamiento y la tecnología, la mejora sustancial de las condiciones salariales, de seguridad social  y de estabilidad laboral del personal de los órganos de seguridad y el desarrollo social y humano como forma de prevención y  la participación ciudadana en la lucha contra la criminalidad y la delincuencia. Las autoridades deberían sopesar los costos y los beneficios de reorientar parte de los recursos (técnicos, humanos y económicos) destinados al gasto de defensa hacia la implementación de una sostenible política de seguridad ciudadana democrática.           

Zoom

Violencia

“El auge de la violencia, es un fenómeno (social-económico-político) compartido por la República Dominicana y otros países de América Latina, por lo cual a pesar de las alarmas y las voces desesperadas, la situación demanda una adecuada respuesta, y una respuesta “científica” y sugiere que para enfrentarla con éxito hay que tomar en cuenta tres elementos, como son, a) contar con los recursos humanos debidamente aptos para identificar sus causas y reducirlas, b) eliminar cualquier elemento politiquero y partidista en la lucha contra este mal y c) debe disponerse de los recursos económicos necesarios para enfrentar este flagelo”. Llama la atención ante la  avalancha de delincuencia y criminalidad que ha  afectando al país en los últimos años, según dice el  doctor  Ramón B. Martínez Portorreal, en un artículo aparecido en Diariodigital.com.do

La cifra

7,979.7 millones de pesos.  Es la cantidad   presupuestada este año para  gastos en seguridad ciudadana y orden público, que representa un 2.1% del total de los gastos programados. En el 2008 el Gobierno solo destinó 1.7%  a ese programa.

Sé el primero en comentar
Políticas de comentarios - ¿Cómo comentar?

hoy

Políticas de comentarios

La administración se reserva el derecho de editar o borrar cualquier mensaje posteado por los usuarios.

Los datos personales y la IP son registradas cada vez que el visitante postee un mensaje. Si tiene una queja sobre algún comentario, por favor contáctenos de inmediato.

No compartimos su información con terceras partes o compañías

Por favor, lea las reglas antes de postear:

  • • Anuncios Comerciales - No se permiten comentarios con link o anuncios comerciales. Si desea anunciarse en nuestro site contáctenos para recibir información adicional.
  • • Contenido Ofensivo - No postee contenido ofensivo o sexual. Este tipo de contenido queda terminantemente prohibido y resultará en la restricción permanente del usuario
  • • Comportamiento - Cualquier comentario ofensivo a otro usuario, en molestia o en forma de amenaza no será permitido. Si se da el caso de dicha conducta, el acceso de el usuario podrá ser restringido permanentemente.
  • • Fuera de Contexto - Deben mantener los comentarios dentro del contexto del artículo.