Cuba crea un organismo para materializar ideas científicas de Fidel Castro

La Habana. Cuba ha creado una institución para dar continuidad y materializar las ideas del fallecido expresidente Fidel Castro (1926-2016) sobre seguridad alimentaria y salud, cuestiones que preocupaban al expresidente tras su retiro del poder en 2006, informó hoy la prensa oficial de la isla.

El organismo que se ocupará de este objetivo es la Entidad de Ciencia, Tecnología e Innovación (Ecti) “Sierra Maestra”, que fue aprobada por el Consejo de Ministros e integrará “bajo un plan y acciones únicos” los proyectos experimentales y unidades agrícolas encargadas de trabajar con plantas de “alto valor proteico” como la moringa.

Es conocida la devoción, rayana en la obsesión, de Castro por este árbol originario de la India, a cuyas propiedades medicinales dedicó varias de sus “Reflexiones”, la serie de artículos que comenzó a escribir durante su convalecencia.

El líder llegó a decir que la planta “posee todos los tipos de aminoácidos”, aunque, advirtió, “no debe consumirse en exceso”.   “Sierra Maestra” garantizará “la continuidad de las investigaciones” ordenadas por el “comandante en jefe de la revolución” sobre la producción de seda, los forrajes y el sacha inchi, semilla autóctona de la Amazonía peruana conocida como el “maní de los incas”, muy apreciada por las propiedades de su aceite.

El organismo estatal se autoabastecerá con la venta de los “excedentes” de sus estudios y la producción de las unidades agrícolas incluidas en el entramado de la nueva entidad.

La Ecti también realizará investigaciones “a ciclo completo” sobre los llamados suplementos nutracéticos, alimento con altos beneficios médicos, biofármacos y “otros productos de impacto en la industria alimentaria, cosmética y textil”.

Además, la flamante empresa prevé “desarrollar la automatización y mecanización en los procesos que lo permitan” y realizar “producciones derivadas de los proyectos para el mercado interno y la exportación”.

Fidel Castro gobernó Cuba por más de 45 años, desde el triunfo de la revolución que lideró hasta que en 2006 traspasó el poder a su hermano menor, el actual presidente Raúl Castro (86 años), debido a una grave enfermedad intestinal.

En su convalecencia, el expresidente se dedicó a estudiar las propiedades curativas de las plantas y a advertir sobre los peligros del cambio climático, temas que primaban en las “Reflexiones” que publicaba la prensa oficial de la isla.   Tras su muerte a los 90 años en La Habana, su presencia ha sido constante en los medios cubanos, todos estatales, en los que se recuerdan hechos históricos relacionados con el líder revolucionario y se demuestra su influencia en casi todos los ámbitos de la vida del cubano.

En abril próximo Cuba votará, en unas elecciones históricas, a la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral) que elegirá al nuevo presidente cubano, que por primera vez en casi seis décadas no llevará el apellido Castro.


COMENTARIOS