¡Cuidado con el ácido úrico!

Si una persona tiene el ácido úrico elevado puede presentar inflamación en las articulaciones, dolor intenso en las rodillas, el dedo “g ordo”...

El ácido úrico es un ácido débil que se produce en el cuerpo tras el metabolismo normal de las purinas.
Las purinas son bases nitrogenadas que pueden aparecer porque el mismo cuerpo la produce o porque son obtenidas a través de la alimentación.
Lo normal es que una parte de estas purinas se utilice para regenerar las células del organismo y otra parte sea eliminada a través de la orina en forma de ácido úrico. Cuando este exceso de ácido úrico no se elimina de forma natural por la orina, se acumula en la sangre provocando hiperuricemia.

Así lo explica la doctora Giselle Escaño, del Centro Escaño Endocrinología & Estética, quien indica que “el cuerpo es una máquina inteligente, trata siempre de protegerse ante sustancias que puedan causarle daños a los órganos vitales. Pero muchas veces se ve afectado por factores endógenos (exceso de producción del propio organismo)”.

La especialista dice que las causas de esta condición son variadas: problemas para eliminar de forma adecuada este ácido a través los riñones; una alimentación inadecuada con excesos de alimentos que contienen purinas y consumo de alcohol y otras sustancias dañinas como el exceso de café.

Escaño señala, además, que otra de las causas frecuentes es que haya antecedentes familiares con la enfermedad de la “gota”.

Síntomas. La doctora resalta que muchas veces el ácido úrico elevado puede pasar desapercibido porque no presentan en un 100 % los síntomas y son encontrados como un hallazgo casual, pero el paciente puede presentar inflamación en las articulaciones; cálculos renales (piedras en el riñón); dolor intenso en las rodillas; dolor en el ‘dedo gordo’ del pie y dolor muy fuerte en otras articulaciones.
“También puede haber fatiga, escalofríos, fiebre y ‘tofos’ o bultos duros en las articulaciones”, dice la doctora Gi, como se ha dado a conocer en las redes sociales.

¿Cuáles son los niveles adecuados? Para comprobar cuál es el nivel de ácido úrico, Escaño indica que se realiza una prueba bioquímica de la sangre, donde el resultado arrojará los niveles de concentraciones de este ácido en sangre.
Los valores establecidos como normales son de 2.4 a 5.7 mg/dl en mujeres y de 3.4-7.0 mg/dl en hombres.

Consecuencias de su alto nivel. Cuando el cuerpo no elimina este exceso de ácido, puede causar la cristalización de ácido úrico en la orina formando “piedras en el riñón” o la deposición de ácido úrico en las articulaciones lo que desencadenará le “Enfermedad de la Gota”. “Esta enfermedad va afectando gravemente las articulares provocando, con el tiempo, deformidades”, asegura la doctora Escaño, quien es miembro de la Fundación Dominicana de Endocrinología y Diabetes (Fundomed).
El tratamiento. Para tratar la hiperuricemia suele usarse una combinación entre fármacos para el dolor, inflamación, medicamentos que bloquean la absorción del urato, “pero muy importante el estilo de vida del paciente y sobretodo su alimentación”.

Alimentación. Existen algunos alimentos que están prohibidos en personas con el ácido úrico elevado.
Se les recomienda evitar el consumo de carnes rojas, embutidos, vísceras, legumbres, mariscos, pescados azules, espárragos, champiñones, espinacas, bebidas alcohólicas y otros.

En cambio, se aconseja aumentar el consumo de frutas, vegetales, fibra y tubérculos.

“Si tienes algunas de estas condiciones o factores de riesgo que ya hemos comentado, es importante que te realices estudios cada seis meses para identificar cómo está tu ácido úrico” aconseja la doctora.
Debes hidratarte muy bien, tomar al menos 2 litros de agua al día y si ya estás sufriendo de estos síntomas, aumentar la cantidad de agua. También recomienda tomar infusiones naturales que te sirvan como diurético para ayudar a depurar las toxinas.
Evita alimentos que contengan purinas. Están prohibidos y realiza ejercicios al menos dos a tres veces a la semana.

Escaño también aconseja mantenerse en un peso correcto, evitar la obesidad. “A menos peso, menos probabilidad de producir de manera endógena el ácido úrico. Modera el consumo de sal o elimínala lo más que puedas de tus comidas, así aumentas la diuresis”.