Danilo en manga mocha

Viene siendo costumbre a partir del presidente Leonel Fernández llamar a los gobernantes por su nombre, no por su alta investidura ni su apellido; a los presidentes Joaquín Balaguer, Antonio Guzmán y Salvador Jorge Blanco nadie nunca les llamó Joaquín, Antonio o Salvador.

A propósito, al presidente Balaguer, aparte de sus hermanas, los únicos dos que le llamaban Joaquín fueron Eduardo León Asensio y José Manuel Bello Cámpora. Sus hermanas eran las únicas que le llamaban Elito.

El primer presidente que lució manga mocha fue Hipólito Mejía, que inclusive se presentó con esa facha que impusieron los norteamericanos en su primera afrentosa intervención de 1916-24, en la conmemoración de un aniversario de la Carta Magna en San Cristóbal y en un partido de béisbol lució “ensacado”. Sui generis.

El introito para ponderar las ejecutorias del presidente Danilo Medina, frecuentemente llamado simplemente Danilo, reseñadas en los diarios del día 30 de octubre último, en que destaca el ministro Administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta, obras y financiamientos a productores concretado por el gobernante en 14 meses de administración, en manga mocha, gorra, sweter y sillita plástica.

Si no constituyen un récord, es un excelente average, visitar 112 pueblos, financiando RD$8,264 milllones que han beneficiado a 750 mil dominicanos, desembolsados hasta ahora RD$3,141 millones, asumiendo 327 compromisos de financiamientos, 146 proyectos productivos y 181 proyectos comunitarios.

Proyectos de rescate de La Barquita y Boca de Cachón, Corredor del Este y Circunvalación de Santiago de los Caballeros, proyecto de rehabilitación de La Cruz-Manzanillo, y respaldo a la resolución 168-13 del TC para organizar la migración ilegal acorde al espíritu de la sentencia de la SCJ del 14-12-05 y la Ley 285-04 que define la política migratoria del Estado dominicano.


COMENTARIOS