Danilo Medina no descartó la reelección

El escenario estaba preparado para que el presidente Danilo Medina formulara anuncios y revelaciones trascendentales. La prestigiosa y exquisita comunicadora Jatnna Tavárez creó una extraordinaria expectativa alrededor de una comparecencia que concitó un récord de audiencia.
Quizás la dama de la comunicación no aprovechó al máximo esa inusual intervención presidencial por no ser una experta en temas políticos ni mucho menos una entrevistadora incisiva como aquellos grandes maestros de la televisión de panel, pero logró un gran éxito personal que garantiza la permanencia de su programa por largo tiempo.
La participación del primer mandatario de la nación ha originado una especie de revuelo mediático, unos la critican de manera apasionada y vehemente, especialmente la forma, porque el fondo en lo que respecta a sus ejecutorias gubernamentales son irrebatibles.
Los más ingenuos e idealistas postulan que Danilo no debió posponer un asunto que está consignado en la Constitución: la no reelección, pero olvidan adrede que los políticos son hijos de las circunstancias y hay que conocer la idiosincrasia dominicana.
Si a dos años de las elecciones Danilo descarta por completo la posibilidad de una repostulación lo dejan solo en el Palacio Nacional y si por el contrario la acepta en este momento desataría la furia de los demonios. Danilo hizo lo que tenía que hacer, actuó como un estadista astuto, hábil, ingenioso, enigmático y pragmático y los que tratan de crucificarlo por ese comportamiento, más bien lo hacen por temor y revanchismo político.
Finalmente, felicitaciones a Jatnna Tavárez por ese palo periodístico y por demostrar que todavía conserva el encanto, la elegancia, la profesionalidad, la magia y el talento como para entrevistar a un Presidente humilde y tímido que se ha sabido ganar la simpatía y aceptación de una buena parte del país.


COMENTARIOS