De la reelección

Los dominicanos tenemos que superar el círculo perverso que ha significado vivir permanentemente haciendo y deshaciendo normas jurídicas alrededor del tema de la repostulación presidencial. La inclinación por la permanencia en el poder parece una necedad política de la que ninguno de los partidos que nos ha gobernado después del ajusticiamiento de Trujillo ha podido zafarse. Es un ritornelo que responde a un atraso político que se acerca más al caciquismo que a la democracia occidental. En el tiempo, hemos procurado varias fórmulas constitucionales para contener las apetencias reeleccionistas, pero todas han zozobrado en el laborantismo y el señorío de los intereses personales y partidarios. No podemos seguir así. La sociedad dominicana necesita, para bien de su desarrollo social y político, superar esta especie de patología que contamina ejercicios gubernamentales, desnaturaliza planes y crea oportunidades para la corrupción.

Hermosa obra de servicio

Saludamos y elogiamos el gran esfuerzo que ha significado fundar y mantener durante 46 años el Instituto de Ayuda al Sordo Santa Rosa. Una institución ya adulta a la que muchas personas, hombres y mujeres, e instituciones han dedicado talentos y aportes para crear un espacio de educación y formación a favor de niños y jovencitos con discapacidad auditiva. Una verdadera obra de amor, de desprendimiento y de servicio al prójimo. A propósito de su 46 aniversario, el Instituto de Ayuda al Sordo Santa Rosa acaba de inaugurar su tercera planta física para ubicar allí biblioteca, mediateca, sala de arte, salón de profesores, aulas de clases y una sala de medios audiovisuales. Esta tercera planta aumentará la calidad del servicio que reciben unos 200 niños y niñas, y posiblemente permitirá alcanzar a otros jóvenes que padecen la misma discapacidad. Enhorabuena.

De los cabildos

Los cabildos son los gobiernos de sus respectivas jurisdicciones, con todo lo que ello implica, y los paños de lágrimas de casi todo el mundo. Estas características de su trabajo explican algunas cosas pero no la falta de transparencia en el manejo de los fondos públicos. La Liga Municipal tiene que seguir acompañando a los ayuntamientos para que sean más transparentes, más claros en sus gastos y rendición de cuentas.