De Mujica a Medina

d7

Hace unos pocos días estuve deleitándome viendo el video de una entrev¡sta que le hiciera un reputado periodista y amigo al pasado presidente de Uruguay (201S-2015) don Jose – Pepe- Mujica. El motivo del encuentro en su casita de campo, como diría nuestro Juan Lockward, fue su renuncia presentada al Senado de la Republica, honor conferido “at vitan” a los expresidentes que cumpliendo con su deber hayan terminado su mandato conforme con la Constitución de Uruguay.
Tan solo escuchar a don Pepe Mujica, a sus 93 años de edad, es refrescante. Todo lúcido, ameno, ingenioso con un vigor edificante de juventud eterna, se le llena a uno el alma de regocijo, de una quietud y un bienestar interno que solo almas nobles, impolutas, despojadas de todo egoísmo y ambición de poder como la suya puede producir.
A la pregunta del entrevistador si esa renuncia significa su abandono por de la militancia política,-responde No, de ninguna manera sería morirme y no sé el tiempo que me queda. Es solo de la nomenclatura que me despojo. Y así, mientras estúvo en la Presidencia siguió su vida sencilla siendo austero, no permitiendo que nada lo corrompiera. Termina amado por su pueblo.
Mucho se ha comentado y especulado por estos lares la reciente entrevista que el presidente Medina concedió a la conocida interlocutora Jatnna Tavárez en su espacio del Canal 9 siendo esta la primera vez que el señor Presidente otorga esa gracia a programa alguno. Mérito para ella que resultó ser la gran ganadora por el “ranking” de audiencia de quien se confiesa admiradora del señor Presidente y su Gobierno por su labor realizada. !Qué mejor premio que ese!
Pero al presidente Danilo Medina no le tocó igual suerte. No le conviene exponerse. Su nerviosismo lo delata y a ratos lo obnubila. Resalta los “grandes logros de sus seis años Gobierno” y hace bien. Pero pierde el sentido de las sosas, la concentración. Se contradice. Declara que: “No es momento de hablar de reelección” al tiempo que señala que “marzo es la fecha tentativa para fijar su posición en torno su eventual postulación en las elecciones de mayo 2020.”Olvida, pero el pueblo no, que es su propia Constitución y su propia iniciativa, no un mes más o uno menos, lo que tajantemente prohíbe su repostulación. Y con el mayor desparpajo creyendo que sus palabras se las lleva el viento agrega que: “En ningún momento” se ha referido a la reelección presidencial, admitiendo que ha estado en suspenso todo el tiempo. En suspenso está todo el pueblo, la cúpula de su partido y sus seguidores divididos en espera de lo que él decida de manera categórica no con evasivas que podría conducir a él y a su partido a la catacumba, no obstante ser su Gobierno, “uno de los más honestos de la historia”. Entonces ¿por qué tantos escándalos de corrupción? ¿por qué tanto descrédito? Mujica nunca alardeó de esa condición. Se le reconoció como tal y nunca vivió en esa angustia.