Decisión acertada

Melvin Matthews

El presidente Danilo Medina ha actuado conforme al interés nacional, en defensa de nuestra soberanía e integridad territorial, al anunciar que el gobierno dominicano se abstiene de firmar el pacto mundial por los derechos de los migrantes, para cuya rúbrica la ONU ha convocado a sus estados miembros en Marrakech, Marruecos.
Se trata del “Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular”, una legislación que pretende gestionar los flujos migratorios de forma integral y a escala internacional, elaborada por la ONU y teóricamente aprobada en Julio pasado en Nueva York, que procura protección para los inmigrantes indocumentados.
Con su negativa, y la anunciada ausencia de la reunión de los días 10 y 11 próximos, el gobierno dominicano hace causa común con Estados Unidos, Hungría, Austria, Australia, Bulgaria, Israel, Polonia, la República Checa e Italia, países que también rehúsan adherirse al convenio descrito por la ONU como “no vinculante”, pero, según el Consultor Flavio Darío Espinal, “podría traer consecuencias para el territorio nacional de haberse efectuado la firma”.
Creo que, al margen de las buenas intenciones contenidas en el citado plan migratorio, la ONU trata de enmascarar su rotundo fracaso a nivel mundial en identificar las causas de la migración masiva global, para actuar con determinación contra los países ricos beneficiarios de los indocumentados y que no invierten para contener el tráfico de ilegales. Más aún: tanto en África Subsahariana, Europa y Haití la ONU fracaso rotundamente. La MINUSTAH, su fuerza militar de pacificación, salió desprestigiada debido a la corrupción y abusos sexuales contra indefensas haitianas. La misión dejó a Haití peor, y pretenden que la República Dominicana se encargue de tal calamidad humanitaria.
Medina decidió apegado al interés nacional; le asestó una patada por el trasero a los haitianofilos dominicanos.