Decoremos con Kiki: La habitación de los pequeños

2C_¡Vivir!_25_Decorando,p04

La decoración del hogar debe ser pensada para todos los miembros de la familia, por eso no podemos dejar atrás las personitas importantes de la casa que son nuestros hijos. Sus habitaciones son su lugar de refugio, cobijo y juego. Es importante que refleje sus gustos y personalidades para que estos espacios cumplan su función.
Las habitaciones infantiles deben ser pensadas y diseñadas para ellos, es importante tomar en cuenta la edad y tener en consideración que crecen muy rápido y debemos dar cabida a las necesidades de su próxima etapa.
Muchas veces creemos que por no tener las condiciones necesarias para una habitación “de revista” no debemos hacer el intento, así solo estamos privando a nuestros pequeños de disfrutar el espacio que podemos y yo diría deberíamos crear para ellos.
Lo primero es determinar el espacio que tenemos disponible, para así distribuirlo de la mejor manera. Si cada niño tiene su propia habitación podemos hacer diferencias en género y gustos.
Los tradicionales azul y rosa para hembra y varón han cambiado mucho, podemos ampliar la gama de colores desde los cremas hasta los grises, verdes o amarillos y lograr lindas combinaciones. Si son bebés los colores deben ser suaves para que se sientan relajados y cómodos. Los más grandecitos pueden ayudar con su preferencia.
Si solo tenemos una habitación para compartir, lo primordial es ganar espacio por lo que es bueno considerar camas dobles como los camarotes y las que pueden cerrarse si no se están usando. Si son sexos diferentes hay que escoger colores neutros en la paleta de los amarillos verdes o grises, o mantener todo lo que es base en blanco y añadir color con los complementos.

Hay quienes les gusta usar un motivo especial, ya sea el personaje favorito de los chicos o algo que llame su atención; ojo con esto pues los pequeños son muy cambiantes y si invertimos mucho en un tema puede ser un malgasto si se cansan o ya no les gusta. En sábanas, cojines y accesorios podemos incluir ese detalle que quieren sin abultar mucho el presupuesto.

No importa que la diferencia de edad sea mucha en el caso de compartir una habitación, lo importante es tratar de cubrir la mayoría de sus necesidades según cada edad. Descanso, juego y movimiento son básicos al igual que el almacenamiento. En ocasiones notamos que no se puede mantener el orden y que nuestros chicos son reguerosos o desorganizados cuando en realidad no le estamos dando espacios específicos para guardar sus cosas.

Las cajas decorativas o baúles ayudan a que ellos mismos puedan guardar sus juguetes. Las repisas que van a la pared son ideales para liberar espacio en el piso y aprovechar las paredes, allí los libros de cuentos y otros artículos pueden colocarse con facilidad.

Otro aspecto muchas veces olvidado es el de la iluminación. Una luz adecuada permite se destaquen los colores. Si vamos a colocar un escritorio donde trabajar o hacer tareas debe estar cerca de la entrada de luz natural por las ventanas o colocar una lamparita o alguna luz dirigida para que no se les canse la vista.
Las habitaciones infantiles deben ser ventiladas para que se sientan frescas y no acumulen humedad. Las cortinas y la ropa de cama preferiblemente en telas ligeras como el algodón.


COMENTARIOS