Decoremos con Kiki:La pared del sofá

7779

Por fin encontramos ese sofá que estuvimos buscando por tanto tiempo, uno cómodo y que nos gusta.
Tal vez es uno retapizado o reformado para hacerlo como lo necesitábamos, pero de nada nos sirve en materia de decoración si está colocado en una pared desnuda.
Según el estilo decorativo que tengas en casa o que estés logrando, puedes escoger varias opciones, este sitio privilegiado de nuestras salas merece estar bien vestido.
Cuadros y obras de arte. Es lo primero que nos llega a la cabeza para coronar el sofá. Desde siempre las obras de arte se disponían ahí, y para los ambientes más clásicos sigue siendo una opción.
Hoy en día se puede jugar con la colocación de cuadros de distintos formatos y colores. La colocación puede ser de solo uno, o composiciones de varios, ya sean en forma simétrica o a modo indistinto, para dar movimiento.
Se le puede dar un giro moderno a un clásico o una nota de color a un ambiente más pausado. Ilustraciones, fotografías o impresiones pueden ayudarnos a decorar esta pared.
Revestimientos de pared. Están muy de moda y en ocasiones la pregunta es ¿dónde? Este toque de color y tal vez textura le dará una cara completamente diferente a tu ambientación. Actualmente el mercado cuenta con otros materiales para revestimientos como planchas de madera y PVC con troquelados y hasta metálicos.
Espejos. Los espejos son grandes aliados de las terminaciones en decoración. Nos amplían el espacio visualmente y dan esa sensación de espacios más abiertos.
El marco y la colocación del espejo darán la nota principal, pues si se escoge un marco protagonista, este será una pieza focal. Para hacerlo más dramático, un maxi espejo colocado desde el piso tras el sofá seguro robará miradas.
Estanterías. Parecen ser la salvación de nuestra decoración actual. Las estanterías de estilo minimalista nos ayudan a formar interesantes composiciones pues podemos colocar en ellas distintas piezas decorativas.
Pueden ser colocadas en diferentes alturas y combinarlas con cuadros, imágenes y relojes. Si las colocas a modo de varios pisos tienes un estante flotante que puede llenarse de portarretratos en el binomio de blanco y negro o bien en colores para hacer contraste.
Ayudan en la colocación de cuadros si no los quieres colgar directo en la pared. Si hay espacio suficiente, ese estante alto que ya no usas puede equiparse como librería y es una interesante opción para esa pared. Sea cual sea tu elección, debe reflejar la personalidad y el estilo de los que habitan el hogar… es un lienzo perfecto para empezar a decorar.