No dejan “ni un chele”, excepto….

Algunas sociedades de profesionales, como la de obstetricia y ginecología, se sostienen de cuotas pagadas directamente por sus miembros por varias vías. Sin embargo, entre el Colegio Médico Dominicano (CMD), la Agrupación Médica del Instituto Dominicano de Seguros Sociales (AMIDSS) y el Gobierno, hace muchos años que existe un convenio para descontar por nómina a los médicos las cuotas correspondientes a membresía y compromisos con planes sociales y cooperativa. Eso ha garantizado un ingreso fijo de millones de pesos a las citadas organizaciones.

Lo anterior explica por qué algunos eventos electorales gremiales o de instituciones autónomas ligadas al Estado son tan “encarnizados”, ya que “reciben fondos más o menos fijos que los dirigentes manejan” como un premio electoral, al estilo de las organizaciones políticas, que buscan manejar los fondos públicos en beneficio de un partido “ganador” siendo los discursos y promesas de campaña un engaño del que se percatan los incautos electores seis meses después de votar para que les roben la sangre, el sudor y las lágrimas que han derramado tratando de que sus familias y el país progresen.

Lo dramático es que cada grupo perdedor piensa que los que vienen detrás son más ladrones que ellos y, por el resentimiento de haber perdido las elecciones, por boicotear los posibles logros de los sucesores o sencillamente por ambiciones desmedidas, no dejan “ni un chele” de ahorros o reservas a los nuevos directivos que tienen que esperar los fondos del Gobierno o nuevas recaudaciones de cuotas para iniciar su gestión.

Sin embargo, ¡asómbrense! En el Gobierno no pasa así; ahí siempre dejan cada vez más…. y más…. deudas difícilmente calculables.