Deliciosas recetas con GARBANZOS

1C_¡Vivir!_24_1,p02

¡Mmm, garbanzos! Su exquisito sabor y textura en boca lo hacen un alimento súper atractivo, pero lo que los hace más especiales es su amplio contenido en vitaminas y minerales, así como la facilidad y rapidez con que se pueden elaborar deliciosas recetas con ellos.
Entre las características principales de los garbanzos se destacan su riqueza en vitaminas B (B1, B2, B3, B6), vitamina E, ácido fólico, así como en fibras, fósforo, hierro, magnesio y ácido fólico.
En cuanto a las grasas, algo que preocupa tanto a quienes tienen alguna condición médica o que prefieren cuidarse, según estudios la grasa de los garbanzos es muy saludable, debido a que son ácidos grasos insaturados.
De esta leguminosa se dice, además, que sus grasas pertenecen al grupo de los ácidos grasos monoinsaturados, los mismos del aceite de oliva y del omega-6, que son súper beneficiosos para prevenir problemas cardiovasculares.
Los garbanzos. Su uso en la alimentación prácticamente no tiene fronteras, es harto conocido en la dieta mediterránea, en la que es un ingrediente fundamental con el que se preparan variedad de sabrosas recetas, tanto frías como calientes. Entre las calientes destacan los cocidos: el madrileño, el maragato, el montañés…

 

Recetas

Garbanzos con auyama al azafrán

60 g de garbanzos
50 g de auyama
1/2 cda de aceite de oliva
1/2 cdita de pimentón dulce
1/2 diente de ajo
1/4 de cebolla
1/2 tomate
Pimienta
Azafrán
Preparación. Poner los garbanzos en remojo con una pizca de sal la noche anterior, si son naturales. En una cazuela, poner agua limpia a hervir y añadir los garbanzos. Cocer a fuego lento durante una hora. Mientras, pelar la cebolla, el ajo y la auyama. Cortar todo en finas láminas y también el tomate. Calentar el aceite en una sartén y freír el diente de ajo con la cebolla. Cuando se dore, añadir la auyama y el tomate. Cocinar todo por 5 minutos y añadir el pimentón, remover. Rehogar hasta que esté hecho el sofrito. Incorporar el sofrito a los garbanzos, agregar un poco de de azafrán, y listo.

Garbanzos con bacalao y espinaca

300 gramos de garbanzos cocidos
200 gramos de bacalao desmigado y desalado
2 huevos duros
250 gramos de espinacas frescas
2 dientes de ajo
Preparación. Dorar en una cazuela con un chorro de aceite de oliva los ajos laminados. Cuando tomen color, añadir junto a la cebolla y dejar cocinar a fuego lento durante 10 minutos. Agregar las espinacas frescas y los garbanzos escurridos; dejar cocinar unos 15 minutos más a fuego lento. Luego, añadir el bacalao desmigado a la cazuela, una pizca de sal y dejar que se cocine todo por unos 10 minutos más; incorporar el huevo duro cortado por la mitad y servir.
Potaje de garbanzos con bacalao

300 gramos de garbanzos secos
300 gramos de bacalao desalado sin espinas
1 cebolla
2 tomates maduros
200 gramos de brotes de espinacas
1 cucharadita de pimentón ahumado
2 hojas de laurel
5 ml de aceite de oliva
700 ml de agua
Preparación.Poner en remojo los garbanzos la noche anterior; luego, enjuagarlos bien. Lavar las hortalizas y rallarlas separadamente. En una cazuela engrasada con aceite de oliva, sofreír la cebolla a fuego suave durante 5 minutos, agregar el tomate, y cocinar hasta que se haya evaporado el líquido y quede una salsa. Aderezar con el pimentón, remover y agregar los 700 ml de agua. Agregar los garbanzos y la hoja de laurel y cocinar durante 2 horas aproximadamente, hasta que los garbanzos estén tiernos. Lavar bien las espinacas y desmenuzar el bacalao. Agregárselos a los garbanzos, remover y cocinar por 10 minutos más, retirar y servir.


COMENTARIOS