Delincuencia, apagones y falta de agua atosigan El Valiente

0707

El sector El Valiente, de La Caleta, vive azotado por diversos problemas sociales: la delincuencia, los apagones, la poca iluminación, el pésimo estado de las calles, la escasez de agua.
Los delincuentes se amparan en el reinado de la noche y actúan favorecidos por la espesa oscuridad. Las calles permanecen apagadas en horas nocturnas, mientras el patrullaje policial es una dramática ausencia.
La situación es tal, que algunos lugareños no quieren salir de noche y a tempranas horas del día. Además, colmados y otros negocios están protegidos por hierros y verjas.
Los testimonios recogen el temor que embarga a los residentes del sector. Según María Álvarez, su hija Lismal Díaz fue despojada de documentos y dinero. El hecho ocurrió en diciembre, a las 6:10 de la mañana, cuando la víctima se dirigía a la universidad.
Otro testimonio es el de Milagros Montilla, cuyo hijo José Capellán fue víctima de unos delincuentes que a bordo de una motocicleta le arrebataron el celular.
Algunos se niegan a ofrecer sus nombres por temor a ser identificados por los malhechores. Según un señor que vive en la calle principal, unos forajidos le han robado dos veces: la primera un tanque de gas y la segunda un televisor.
El sastre Rafael Salazar testificó de un robo cometido a un carro dejado en el lugar. Eso sucedió ayer mismo, cuando unos individuos abrieron el vehículo y le robaron el juego de bocinas.
A sus 74 años, Lidia Mateo se siente insegura. La razón es que percibe una atmósfera de violencia y criminalidad.
Para Héctor Pérez, dueño de la Casa Comercial H.P., la delincuencia es general y los agentes policiales no dan abasto para frenar la delincuencia.
Por cierto, una fuente del destacamento policial confió a HOY que hay pocos agentes para atender las demandas del sector. Según el informante, los robos de motocicletas y otros delitos son alarmantes.
Luisa López, de la junta de vecinos, deplora la ausencia de patrullaje, pues los policías solo circulan por la vía principal. Su percepción es que las autoridades han descuidado al sector, sumiéndolo en la miseria.


COMENTARIOS