Qué se dice

Claudio Acosta

Desafiante.- En el tiempo que lleva tirado a la calle del medio, como suele decirse, en procura de la nominación presidencial por el PLD, Francisco Javier García no solo ha exhibido un gran dinamismo y entusiasmo sino también mucha garra y determinación. Tanta, que este fin de semana, en una visita proselitista a Puerto Plata, se atrevió a desafiar al expresidente Leonel Fernández Reyna, en un tiempo considerado “el activo mas valioso” del partido oficial, a quien dijo espera ver “calentando los motores para el 2016 para cuando yo sea candidato se lance a las calles a apoyarnos”. El Ministro de Turismo también dijo, en ese encuentro, que ya amarró y ensilló el caballo que lo llevará al poder, y hasta mostró las espuelas que utilizará para “conducir el córcel hacia el triunfo electoral”. Claro está, falta mucho para el 2016 y de aquí allá muchas cosas pueden suceder, incluída la posibilidad de que el cuento de la fábrica de presidentes no tenga un final feliz y Leonel Fernández termine siendo el candidato, lo que obligaría a Francisco Javier a ponerle la placa 01 que ya mandó a fabricar al caballo sobre el que quiere llegar a la Presidencia de la República y ponerse a practicar para la próxima carrera dentro de cuatro años.
Extraño suicidio.- Mi pasión por la “novela negra” y la afición casi viciosa por las series televisivas de SCI me han enseñado que es altamente improbable que una persona pueda quitarse la vida de dos disparos a la cabeza. Por eso llamó mi atención la versión publicada ayer por El Caribe informando que Saturnina Diplán Méndez, residente en la comunidad El Higuerito, en Moca, se suicidó de dos balazos en la cabeza luego de enterarse de que su esposo tuvo un hijo de una relación extramatrimonial quince años atrás.Por supuesto, puede tratarse de un error o una confusión que podrían terminar aclarándose, pero la Policía debería poner atención a ese extraño suicidio.


COMENTARIOS