¡Desarme nacional, por fin!

Ubi Rivas.

Por fin!, el presidente Danilo Medina se ha armado de valor para disponer desarmar a la población civil y anexo señalar que militares y policías porten sus armas de fuego exclusivamente en tiempo de servicio.
La providencia presidencial fue anunciada el día 24 del presente por el titular de Interior y Policía, José Ramón Fadul fadul, una providencia que redundará positivamente para reducir los crímenes, asaltos, delincuencia y bandidaje que tiene aterrorizada desde los tiempos post-Balaguer a la ciudadanía.
Los operativos policiales y militares mitigan someramente la alta cota delictiva que azota al país y obliga a la gran mayoría a guarecerse en sus hogares como las gallinas al palo al iniciar las sombras de la noche.
Esos operativos se circunscriben al decomiso de armas de fuego y blancas, pero no significan gran cosa para reducir a la canalla que le ha ganado la calle a las fuerzas del orden, resquebrajando el monopolio de la seguridad ciudadana que constitucionalmente le corresponde.
Las providencias anunciadas por el ministro Fadul, empero, deben modificarse en lo concerniente a que militares y policías porten sus armas de fuego de reglamento exclusivamente en tiempo de servicio, de manera que puedan portarla fuera de labores, porque coincidencialmente pueden encontrarse con situaciones en las que deben de intervenir y se encuentran desarmados, mientras los delincuentes nunca guardan sus armas para delinquir.
Pero no obstante lo plausible de la providencia presidencial, este es un país muy especial, porque en un sondeo de El Nacional vertido el día 25, un 50% favorece la disposición y un 50% se opone, demostración evidente del visceral machismo que domina la psiquis nacional de asesinos de mujeres indefensas.
Palmas para el presidente Medina y absoluto apoyo a su salvadora providencia.


COMENTARIOS