Desequilibrios en la Seguridad

No habría forma de conciliar posiciones para que la Seguridad Social cumpla su cometido asistencial con el concurso satisfactorio de los médicos y las clínicas sin una pronta reforma de la ley en que se funda el sistema en el que por lo visto las mayores insatisfacciones son esgrimidas contra las Administradoras de Riesgos de Salud. El diálogo entre las partes, que debe discurrir en un marco institucional totalmente comprometido con los intereses de la sociedad, tendría que orientarse hacia cambios en las reglas del juego. Las respuestas a los problemas de salud, que deben alcanzar en diferentes medidas a todos los ciudadanos, han estado quedando por debajo de las expectativas de los asegurados por exclusiones y negaciones que a veces cuestan vidas.
Las agudas contradicciones, que tienden a derivar en graves trastornos y rupturas entre coparticipantes, deben ser superadas con un gran acuerdo de modificación de las bases jurídicas que a todos rige. En particular deberá procurarse que la intermediación administrativa en las relaciones entre afiliados y los médicos y centros clínicos que brindan asistencia sea transparentada y sometida a límites de rentabilidad en atención a los alegatos de que las ARS ejercen un papel sobredimensionado que va en perjuicio de otros legítimos intereses. Se impugna la forma en que aplican su discrecionalidad en materia de costos, honorarios y coberturas.

Exigencias de cumplimiento

Empeñarse en que los estudiantes acudan a las clases desde el primer día, y con puntualidad en el resto del año, es deber insoslayable pero de bajo cumplimiento de padres y tutores. Asumiendo esta obligación se secunda al Estado que ahora confiere mayor importancia la escolaridad y se infunde tempranamente en los alumnos un sentido de compromiso con su propia formación. Lograr que la asistencia a las aulas sea completa desde el comienzo reafirma la autoridad de los maestros para la ejecución de los programas. Los niveles de aprovechamiento de los horarios han sido preocupantemente bajos en adición a las deserciones y ausentismos que tronchan aprendizajes y objetivos de la enseñanza. Reducir tales índices se corresponde con la meta de convertir la educación en herramienta fundamental para los cambios sociales.


COMENTARIOS