Desigualdad ante la ley

Un principio fundamental de nuestro entramado jurídico es el de la igualdad de todos ante la ley, pero la práctica de la propia Justicia ha hecho valer una condición de desigualdad muy grave. Esa condición se destaca sobremanera en las situaciones de privación de libertad, que para unos individuos es de irritantes privilegios y para otros es de degradación humana. A veces a imputados de delitos graves, incluso crímenes sangrientos, se les envía a cumplir medidas de coerción en condiciones confortables, aún en cárceles que se caracterizan por el hacinamiento. A otros con similares pecados se les degrada la condición humana por medio de una privación de libertad que vulnera los límites que traza la propia ley.
El fomento de las desigualdades, cuando se ejerce desde los estamentos que administran justicia, es un estimulante para las conductas en riña con los principios básicos de la coexistencia armoniosa y tolerante. La regeneración de la conducta debe pretenderse desde los primeros pasos de la aplicación de la ley, a través de prácticas no discriminatorias y garantes de la igualdad de todos ante la ley. Pero mientras prevalezca el fomento de las desigualdades, como las que son frecuentes en las condiciones de privación de la libertad, la administración de justicia actuará como un instrumento de las bajas pasiones. Hay que hacer valer el precepto de la igualdad de todos ante la ley.

Sostenibilidad del auge turístico

El Presidente Danilo Medina, al intervenir en Jamaica en la “Conferencia sobre Empleo y Crecimiento Inclusivo: Alianzas para el Turismo Sostenible”, destacó el papel del turismo en la fortaleza de la economía y resaltó los esfuerzos de su Gobierno por alcanzar ambiciosas metas de desarrollo y diversificación del turismo. Son esfuerzos tangibles, de efectos inocultables que se manifiestan con las cifras crecientes de ingreso de visitantes extranjeros, inversión en nuevos proyectos, crecimiento de la demanda de bienes y servicios y otros.
Pero los polos turísticos sufren el asedio de la arrabalización y el desorden urbanístico, de la decadencia de servicios básicos, y poco se hace por combatir esa amenaza. Esas asignaturas pendientes pueden llegar a significar un serio escollo para la sostenibilidad del crecimiento del sector.


COMENTARIOS