Detalles en el baño de visitas

En lugar de colocar cerámica, usted puede empapelar

El rinconcito en casa del que nadie se acuerda hasta que una visita lo necesita… Ahí empieza la espeluznante historia de terror si no está adecuado. Nunca minimicemos la importancia de tener un espacio bien presentado, sobre todo si se trata de uno tan usado como ese medio baño que tenemos para las visitas.
Particularmente me encantan, su tamaño reducido permite que podamos hacerlo coqueto y funcional, y sus detalles dicen mucho de los habitantes de la casa, en particular de la anfitriona, al momento de tener invitados.
Además de la higiene general, pues no porque casi no se usa debe excluirse del aseo diario, es un espacio donde cuidar de los detalles. Ya les dije, soy fan de los baños de visita, pues son el ensayo de lo que podemos esperar en el resto de la casa.
Si te toca remodelar uno desde cero, olvida las tradicionales cerámicas blancas o cremas, hoy la tendencia llega a estos pequeños cuartos con cerámicas llamativas, mosaicos españoles, porcelanatos en color y mucha creatividad.
Puedes probar con colocar las cerámicas solo a la mitad de la pared y escoger un color llamativo para la parte superior, el turquesa y el coral son tonos muy usados hoy en día para dar ese “boost” de color que nadie espera. No olvides un espejo protagonista que robe las miradas y se convierta en un punto focal. Nada de esos viejos espejos botiquines, añade drama con un espejo de marco llamativo.

Como generalmente no son muchos los metros que tenemos hay que utilizar una buena iluminación. Saca tu lado creativo con chandeliers o lámparas de piso, y si te vas por la onda más actual, escoge unas luminarias minimalistas o de estilo industrial.

En los detalles está el factor lindo. No olvides lo que tus invitados pueden necesitar: toallitas para las manos, que puedes colocar en canastas y el jabón de manos, que sea de rico aroma y bonita presentación. Puedes tener una crecida a juego para las manos y una banderita para colocar los anillos al lavar las manos.

Las velas aromáticas y los difusores impregnan él área de olor y, al estar en espacios reducidos, no hay que cambiarlos con tanta frecuencia. Una puchera con flores, unos cuadros, toallas bordadas, en fin, puede ser hermoso y acogedor y claro, hablar muy bien de quien habita en el hogar.